Actualidad
Artículos divulgativos
Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Verano y sobrepeso: Un enfoque personal

Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

En verano seguramente engorden. Sí, así es… y deben asumirlo. En el siguiente artículo daremos nuestra propia visión. Verano y sobrepeso: Un enfoque personal. Pero no me malinterpreten, porque a través de este artículo no pretendo hacer apología a los kilos de más, sino restarle importancia a la exagerada reacción que tienen algunas personas por temor a aumentar kilos en la temporada estival.

Tenemos que ser realistas y conscientes de que el buen tiempo, incita a la gente a reunirse con mayor frecuencia, lo que se traduce en realizar (con mayor frecuencia también) comidas, cenas, cervecitas al sol y claro… las comidas no son precisamente hipocalóricas. Esto es así y seguirá siendo así por todos los veranos y más allá. Pero qué quieren que les diga, para mí (y algo me dice que no soy la única), comer es un placer, y dentro de todos los placeres, personalmente este me resulta “intocable”.

Llevo ya algún tiempo ejerciendo como nutricionista (tanto en el trabajo como fuera de él, seguro que mis compañeros de profesión saben a lo que me refiero) y proporcionando consejos de alimentación saludable. Cuando les digo a los pacientes que pueden “comer de todo”, noto cómo me dirigen una mirada extraña, una mirada que necesita de mi aprobación como diciendo…”¿De todo?, ¿Seguro? ¿Hasta chocolate?”. Cuando me percato de esa mirada extraña y antes de que el paciente pueda articular palabra yo le repito “sí, puede comer de todo”, a lo que añado “en la frecuencia recomendada”, y entonces ya sí que me miran raro de verdad, como diciendo “¿en la frecuencia qué?”.

Es en este momento cuando me acuerdo de la poca educación alimentaria que recibe la sociedad española, y es ahí cuando disfruto intentando que los pacientes comprendan en qué se basa una alimentación saludable. El problema es que muchas personas se confunden y piensan que una alimentación saludable es el equivalente a “hacer dieta” y nada más lejos de la realidad.

A continuación les proporciono tres imágenes, que a mi juicio, son las mejores herramientas que de forma combinada, le facilitarán mantener una alimentación saludable.

1-La pirámide alimentaria:

Basada en el patrón alimentario mediterráneo, encontramos que en la base de la pirámide se representan los alimentos a consumir con mayor frecuencia (de forma diaria), en la mitad de la pirámide se encuentran aquellos que se deben consumir semanalmente y la en la cúspide aquellos que deben consumirse de manera ocasional. Esta herramienta tam,bién confiere importancia a la realización de deporte y a comer acompañados, de un modo familiar, lo que precisamente hacemos más en verano.

piramide-alimentaria-senc-2010

 

2-Raciones recomendadas:

Representa por grupos de alimentos, las raciones recomendadas para la población en general. Se considera una ración, aquella cantidad cantidad o porción de alimento que se debe consumir, expresado en gramos o en medida casera.

raciones

 

3-El plato equilibrado:

Un plato se considera equilibrado cuando la mitad está ocupado por vegetales (verduras en ensalada o cocinadas), un cuarto ocupado por alimentos proteico de origen animal (carnes, pescados o huevos) farináceos (legumbres, pastas, cereales) y otro cuarto por . EL plato también debe ir con una cucharada de aceite de oliva virgen, un vaso de agua, y un postre (fruta o yogur):

plato-saludable
Ahora es verano, y no voy a decirles que deben mantenerse a raya con su peso, ni que tengan cuidado con su salud. No se lo voy a decir porque, aunque quizá peque de ilusa, considero que ustedes ya saben que se deben de cuidar, y desde mi experiencia, sé que sólo se cuidarán si realmente desean hacerlo.

Lógicamente, como nutricionista (y persona que goza de buena salud), sí que les voy a recomendar “tener dos dedos de frente”, y hacer ver que si un día “se pasan comiendo”, pues otro deben «reequilibrar» intentando tener una vida más activa, realizando más paseos por la playa, haciendo unos cuantos largos más en la piscina, cocinando comidas más saludables… pero nunca compensen realizando un ejercicio descabellado, ni tomando pastillas para adelgazar, diuréticos, laxantes, saltándose comidas, ayunando, cenando fruta o haciendo dietas raras…

Simplemente coma de todo, lleve una alimentación variada en la que consuma todo tipo de alimentos en la frecuencia recomendada (tal y como se le indica en la pirámide alimentaria) y una alimentación equilibrada (a lo que le ayudará la herramienta del plato equilibrado).

En verano aumentan las preocupaciones por el físico, pero debemos aprender a tener una actitud relajada con la comida, a disfrutar de esos momentos sociales con nuestra familia y amigos, pero si le apetece un helado de vez en cuando, cómalo y no se sienta culpable por ello.

Como reflexión final me gustaría aportar algo personal; ojalá, el número de inscripciones en los gimnasios y la gente que se implica en cuidar su alimentación, fuera la misma en verano que en invierno…. Cuiden su salud física y mental durante todas las épocas del año.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

En el presente artículo trataremos las características, beneficios y riesgos del consumo de la cre...
29 Nov 2019
El creciente consumo de productos ultraprocesados es un problema de elevada importancia para la Salu...
31 Oct 2019
calidad del pan
  Los cambios en las tendencias de consumo por la población con respecto al pan se han visto a...
26 Jul 2019