Actualidad
Artículos divulgativos

Causas psicológicas de la obesidad


Este tema es bastante controvertido puesto que cuando hablamos de obesidad  normalmente solemos fijarnos en sus numerosos inconvenientes, como pueden ser molestias y problemas físicos, baja autoestima,  insatisfacción corporal, dificultades relacionales, etc. Sin embargo, pocas veces se habla de las causas psicológicas de la obesidad tras un Bypass Gástrico. El objetivo de este artículo no es negar todo el sufrimiento que acarrea la obesidad, si no dar un punto de visto diferente del tema, y sobre todo, profundizar en qué factores psicológicos contribuyen a que algunas personas permanezcan ancladas al círculo vicioso que suele representar la obesidad, o cuáles son las causas psicológicas de la obesidad.

Las Causas psicológicas de la obesidad suelen ser Inconscientes.

No es que uno conscientemente decida estar obeso y piense que le compense estar así, ¡no! Tampoco se trata de que uno a sí mismo se eche la culpa por la obesidad y se fustigue por ello, ¡nada más lejos de la realidad!. Se trata pues de darse cuenta que las causas psicológicas de la obesidad no es sólo una cuestión de hábitos alimentarios y de ejercicio, sino que tiene profundos vínculos emocionales y relacionales, que es un reflejo de cómo uno está en la vida, de cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos. Y de todo ello uno no suele ser consciente, no hay una conciencia de que eso sea así; de ahí la importancia de percatarse de estas ventajas de estar obeso. Ya que el primer paso para poder modificar algo es conocerlo, y si permanecemos sin mirar más allá, difícilmente se dará un cambio real y profundo, ya que no se puede cambiar aquello que no conocemos.

Como acabo de mencionar, no se trata de culparse si no de comprenderse a uno mismo y a su historia personal, se trata de mirar más allá y dejarse sentir que está pasando y que ha pasado realmente en mi vida para estar obeso. Se trata de querer entenderse de verdad, sin juzgarse ni criticarse (que es lo que nos bloquea) si no con una mirada sincera y amable a uno mismo, explorar el sentido que la obesidad tiene y ha tenido en la vida de uno.  Para que resulte más sencillo este trabajo, recomiendo que se haga acompañado/a de un especialista en un espacio dónde poder mirarse profundamente y entender las causas psicológicas de la obesidad.  No obstante, con la finalidad de que el lector pueda hacerse una idea más amplia, a continuación comentaré algunos de las principales ventajas de estar obeso que he ido observando en consulta.

PROTECCCIÓN EMOCIONAL

La obesidad puede servir como una muralla, tanto física como emocional, que defiende y protege a la persona frente al exterior. Así,  algunos pacientes obesos tras la cirugía bariátrica refieren sentirse más vulnerables y desprotegidos. Y esto es porque están perdiendo su colchón de seguridad frente al mundo. Fijémonos que, por ejemplo, cuando uno da un abrazo, si tiene mucha grasa abdominal, esta hace de separación entre uno y el otro. Se forma una barrera que nos separa y distancia del otro, estamos más lejos de la otra persona. He observado que este fenómeno suele darse en personas con miedo a exponerse frente a los demás, personas que se sienten avergonzadas de mostrarse al mundo y necesitan de una barrera de protección para sentirse más seguras; el inconveniente es que al mismo tiempo se distancian y aíslan.

Causas psicológicas de la obesidad

REFORZAR VINCULOS FAMILIARES

Las causas psicológicas de la obesidad pueden tener que ver con el refuerzo (inconsciente) de vínculos familiares que para uno son muy importantes.  Así, si hay una persona importante en mi familia (padre, madre, abuelo, tío…) a la que admiro o con la que inconscientemente me identifico, tenderé también a imitar sus comportamientos, su manera de estar en la vida e incluso su imagen física (todo esto de manera inconsciente, evidentemente). Aquí nos podemos encontrar con que esos familiares pueden presentar obesidad, un gran descuido físico, sobrepeso u obesidad.

Aunque todo esto pueda parecer anecdótico y estrambótico, si nos ponemos en la piel de la persona cuyos referentes son obesos, hay una tendencia muy marcada a la obesidad, ya que el estar delgado supone inconscientemente el dejar de estar en ese bando y pasar a otro. Puede representar internamente dejar de ser como mi padre, madre… Y la fidelidad a nuestra línea familiar es una de las fuerzas más importantes e inconscientes que presenta el ser humano.

REBELDÍA

La obesidad también puede ser una forma de rebeldía a la familia y a la sociedad que nos rodea, puesto que va en contra de los valores y estereotipos de delgadez que socialmente están establecidos. Así que de alguna manera, un obeso es un rebelde que se sale de la norma, de lo deseable.

Analizando la historia de los obesos, algunos de ellos han tenido padres, pero sobre todo madres, con una obsesión por la delgadez y por el culto al cuerpo. La queja constante de estas personas es la constante presión de su madre para que adelgacen. Se percibe una especie de lucha interna, por un lado la persona refiere querer adelgazar pero por otro hay un resentimiento con la madre, hay un uno querer complacerla y “fastidiarla” (de manera inconsciente).

CONFIRMACIÓN DE CREENCIAS Y VIVENCIAS

La obesidad muchas veces confirma creencias del tipo “No soy capaz”, “Los demás me rechazan”, “No gusto a los hombres/ mujeres”…  Estas creencias aunque aparentemente negativas suelen estar muy arraigadas en la persona, las vive como la realidad, como lo que realmente pasa. De tal manera que de manera inconsciente la persona vaya a cumplir con esas creencias, con esa realidad. Es decir, si yo desde pequeño he sentido que los demás no me aceptan, voy a creer que no soy aceptable y por tanto voy a comportarme como una persona que no es aceptable por los demás, y en este punto entra claramente la obesidad, confirmando y apoyando esa realidad.

OCUPAR MUCHO ESPACIO

La obesidad puede ser una manera de ocupar más espacio, de imponer, de ser más grande de cara a los demás.  Así pues, si hay personas que desean Poder y ser vistas y “respetadas” (más bien temidas) que pueden utilizar la obesidad con este propósito. Recuerdo el caso de varios pacientes, que antes de operarse decían que uno de los miedos que tenían al intervenirse es dejar de ser respetados en su ámbito profesional, ya que la obesidad les brindaba notoriedad y una manera de imponerse a los demás;  expresaban también su miedo a “quedarse en muy poca cosa” tras la cirugía.

TAPAR SITUACIONES TRAUMÁTICAS

Detrás de muchas personas con obesidad podemos encontrar situaciones traumáticas muy dolorosas: abusos, sentirse menospreciado, violaciones, baja autoestima…  Cuando la persona se centra en esa obesidad, se obsesiona con bajar de peso, se cree que ésta es el centro de su sufrimiento y se olvida de sí misma, de su dolor, de lo pasado. Hay como la idea de que adelgazando todos los problemas van a desaparecer, pero luego al adelgazar van contactando con ese dolor y una de dos, o vuelven a engordar (y taparlo de nuevo) o toman conciencia y lo asumen y sostienen.

 

En definitiva, detrás de la obesidad, hay numerosos factores, a parte de los hábitos alimentarios, que están crucificándola y alimentándola. Por tanto, es muy importante que en el proceso de adelgazamiento se tenga en cuenta estos factores para asegurarnos que el proceso sea exitoso y que la persona pueda mejorar definitivamente su calidad de vida.

Yolanda Melero. Psicóloga y Psicoterapeuta especializada en obesidad.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Como psicólogo de Clínica Obésitas, lo primero es mandar un mensaje de apoyo a todos nuestros pac...
17 Mar 2020
Un criterio de exclusión sería la presencia de un diagnóstico con un cuadro activo de vómitos y/...
31 Ene 2020
ortorexia
La ortorexia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la obsesión de comer comida conside...
26 Jul 2019