Actualidad
Artículos divulgativos
Yolanda Melero
Licenciada en Psicología
Psicóloga de la Obesidad

Buena actitud para el buen tiempo.

Yolanda Melero
Licenciada en Psicología
Psicóloga de la Obesidad

Aprovechemos de una buena actitud para el buen tiempo, para cuidarnos más, relacionarnos mejor con nosotros mismos y con nuestro cuerpo, quitándonos los complejos de encima y en definitiva, es un buen momento para dar un paso hacia un estado de mayor equilibrio y bienestar, tras una operación de Tubo Gástrico.

Una buena actitud para el buen tiempo: Disfrutando en movimiento.

Con la llegada del calor y de más horas de luz, apetece más salir a la calle, disfrutar de paseos en la naturaleza, pasear por jardines y por las calles de ciudades y pueblos. Es importante aprovechar este deseo de salir más y moverse más por comenzar a realizar alguna actividad física agradable y divertida. Y esto último es la clave, ya que si nos proponemos una actividad aburrida, que no nos gusta ni nos motiva, podremos estar una temporada practicándola pero pronto desistiremos. Sin embargo, posiblemente tenemos una parte perezosa que  nos dificulta este movimiento y que prefiere actividades sedentarias. Hemos de conocer esta parte y en lugar de luchar contra ella repitiéndonos que «deberíamos hacer», nos podemos plantear el reto de hacer algo en lo que disfrutar, que nos puede ayudar a descargar la tensión del día, desconectar, sentirnos mejor físicamente e incluso poder relacionarnos con otras personas, reír, pasar un buen rato…

buena actitud para el buen tiempo

 

Una buena actitud para el buen tiempo: Cuidando la alimentación huyendo de dietas estrictas.

De normal muchas personas se plantean la famosa “operación biquini” para lucir un buen tipo en verano. Esto suele incluir un sinfín de prohibiciones y restricciones alimentarias que son vividas como una especie de cárcel y sacrificio con el único fin de adelgazar en unos meses vista. Pues bien, lo que proponemos aquí es diferente fundamentalmente  respecto a la actitud. En lugar de plantearnos lo que no podemos comer, es mucho más interesante que focalicemos nuestra atención hacia que alimentos apetitosos y ricos podemos ir introduciendo, en detrimento de otros que aunque a priori puedan parecer sabrosos, son pesados y perjudican seriamente nuestra salud.

Así por ejemplo, con el calorcito podemos aprovechar para comer más frutas (que en esta época están deliciosas), zumos naturales no azucarados, sabrosas y variadas ensaladas, hacernos polos y helados caseros, etc.

 

Una buena actitud para el buen tiempo: Mostrando el cuerpo sin complejos.

Independientemente de si nos agrada o no nuestro cuerpo, el ocultar una parte favorece y potencia que nos acomplejemos cada vez más y más; aumentando la sensación de malestar y afectando a nuestra autoestima. Por ello, puede resultar útil plantearnos el reto de atrevernos a mostrarnos aunque no nos gustemos o nos de vergüenza. Así nos iremos dando cuenta poco a poco que no pasa nada, que no tenemos de que avergonzarnos y nos iremos  sintiendo cada vez más tranquilos y menos agobiados con nuestra imagen corporal.

¡Animo!

¡Todos podemos!

 

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

ortorexia
La ortorexia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la obsesión de comer comida conside...
26 Jul 2019
En la población general, el riesgo percibido sobre el consumo de azúcar y la obesidad es menor en ...
30 Abr 2019
En el siguiente artículo tratamos la adicción al azucar, los síntomas que genera y las consecuenc...
1 Mar 2019