Actualidad
Artículos divulgativos

  • Graduado en Psicología por la Universidad de Valencia

  • Master en Psicología General Sanitaria

  • Master en intervención multidisciplinar

  • Miembro del Equipo Interdisciplinar de la Clínicas Obésitas

Navidades y salud psicológica


  • Graduado en Psicología por la Universidad de Valencia

  • Master en Psicología General Sanitaria

  • Master en intervención multidisciplinar

  • Miembro del Equipo Interdisciplinar de la Clínicas Obésitas

Como cada año, desde Clínica Obésitas queremos animaros a que, durante estas navidades encontréis espacios para disfrutar las fiestas de una manera consciente, poder atender las señales que nuestro cuerpo nos da, sobre todo si estamos en un momento de cambio y transición a un estilo de vida más saludable, o si queremos seguir avanzando como hasta ahora hemos hecho, en el proceso de reconectar con las buenas sensaciones que hemos tenido cuando nos hemos dado prioridad, y donde la comida es un autocuidado más.

Hoy vamos a tener en cuenta algunos aspectos a los que atender durante estas navidades, como sugerencias para empezar este 2020 con buen pie.

 

salud psicológica

 

Autoestima

Para cerrar el año, siempre viene muy bien hacer recuento de los logros de valor que hemos conseguido, aquellos momentos que agradecemos del año que se va. Es positivo que durante las fiestas de Navidad, con frecuentes reuniones sociales y celebraciones, poder encontrar un espacio para el silencio que nos permita pensar sobre nosotros con más claridad.

Tener una visión general de los eventos y de las cosas que quiero hacer o tengo pendiente durante estas fechas, es una costumbre que la mayoría de nosotros tenemos, incluso organizarlas con el calendario en mano, esto siempre ayuda a clarificar ideas y hacer reajustes sobre nuestros planes.

Os animamos a que dentro de dicho organización haya un buen balance, entre el tiempo que ofrezco a los míos, el tiempo que me sirve para reafirmar lazos en el trabajo o con los grupos de personas con los que me relaciono, junto con el espacio que me ofrezco a mí mismo, para poder parar, sentir y cuidar de mis emociones.

 

Emociones en la Navidad

Pese a que la navidad es una época del año que está muy asociada a la felicidad, hay que tener especialmente cuidado con ella. Las Navidades también vienen aparejadas de estrés, ansiedad y desanimo. Aunque la Navidad que nos “vende” el marketing y los medios de comunicación está rodeada de escenas felices, la realidad no siempre es tan bonita y tan alegre.

Por ello la recomendación que hacemos, es no forzar el proceso emocional o el momento anímico en el que cada uno está sumergido. No forzarnos a hacer cosas que nos hacen sentir mal. Siempre hay una buena excusa para huir de una cena de empresa y no estamos obligados a asistir a todos los compromisos navideños que se presentan en estas fechas

Las emociones básicas que podemos percibir como menos agradables, véase por ejemplo la tristeza, la rabia, el miedo y otras formas más complejas, forman todas ellas parte de un repertorio normal en el ser humano. A veces esas emociones están presentes en navidad, incluso con más frecuencia de lo que pensamos.

Las personas que se sientan pletóricas irán a la par de los mensajes de celebración y disfrute que acompañan a estas fechas, por contra, las personas que dentro de su normalidad afectiva se encuentren decaídos por el motivo que sea, pueden llegar a vivirlo con sensación de inadecuación. El contraste con el casi obligado sentimiento de felicidad que se asocia con la Navidad puede generar frustración y provocar justo el efecto contrario: se intensifica el malestar.

Por ello remarcar que cada uno lleva sus propias navidades, y hay que huir de los mensajes polarizados, pues la tendencia es que en las navidades hay espacio para todas las emociones,  la mejor forma de que esos estados emocionales cambien, se calmen y nos permitan avanzar es más bien, reconociéndolos y dándoles salida.

No hace falta que todo sea perfecto. Es fundamental relajarnos y disfrutar de tiempo de calidad durante nuestros días de descanso. Un buen consejo es dedicarnos tiempo a nosotros mismos para disfrutar de las cosas que nos hacen especial ilusión.

Feliz Año.

los comentarios están cerrados