Actualidad
Artículos divulgativos
Mª Paula Avellaneda
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Máster Oficial en Nutrición Personalizada y Comunitaria
Dietista-Nutricionista

Helados saludables en el tratamiento de obesidad

Mª Paula Avellaneda
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Máster Oficial en Nutrición Personalizada y Comunitaria
Dietista-Nutricionista

Llega el verano y es normal que nos apetezcan alimentos frescos, ligeros e hidratantes. Algunas de estas apetencias van de la mano con una alimentación saludable, como por ejemplo el consumir más verduras, frutas y agua. Mientras que otros antojos no son tan beneficiosos para nuestra salud: refrescos, bebidas alcohólicas o los helados. Pero, ¿existen helados saludables en el tratamiento de obesidad?

Efectivamente, los pacientes operados de Baypass Gástrico o Tubo Gástrico, o aquellos que se han colocado un Balón Gástrico, no tienen por qué desanimarse si tienen antojo de helados en verano. A continuación daremos algunas recomendaciones para realizar helados saludables que son compatibles con una alimentación saludable, y que además son opciones sabrosas que pueden tomarse en cualquier momento de los días calurosos de verano, sin que afecte a la correcta pérdida de peso.

Recomendamos los siguientes artículos para mayor información:

Helados caseros 600x350

Cómo conseguir helados saludables en el tratamiento de obesidad:

La base de los helados saludables en el tratamiento de obesidad siempre será una fruta, o varias. Las frutas nos aportan diferentes vitaminas, minerales, fibra y además, gracias a su alto contenido en agua, tienen pocas calorías y nos ayudan a mantenernos hidratados durante el verano. El plátano le da una muy buena consistencia de cremosidad a los helados, por lo que suele ser una de las frutas más utilizadas en estos helados, aunque también se puede conseguir cremosidad sin añadirlo.

Otro ingrediente importante para la realización de los helados saludables es una base láctea, que puede ser leche, yogur natural o griego, queso batido, bebida vegetal (de soja, almendras, avena, nueces, arroz), etc. pero estos ingredientes deben añadirse en pequeña cantidad, para que el helado no tenga una consistencia demasiado líquida, y quede más cremoso.

Además, para darle un toque más de sabor a los helados, podemos añadirle canela, frutos secos triturados, cacao puro en polvo, chocolate rallado (que tenga un porcentaje de cacao superior al 80%), coco rallado, tropezones de las mismas frutas, pasas, café, etc.

La fruta ya aporta el toque dulce a estos helados (más aún si están maduras), por lo que no hace falta añadirles azúcar. De todas formas, si queremos que sean un poco más dulces, podemos añadir algún dátil triturado, o un poco de miel cruda.

Estos helados se deben consumir en el momento de su realización, porque si se dejan mucho tiempo al aire libre, la fruta se oxidará y además la consistencia del helado quedará más líquida.

3 ejemplos de helados saludables:

1- Helado de plátano, pera y avellanas. El día anterior o al menos 4 horas antes de la preparación del helado, pelamos dos peras y cortamos en trozos dos plátano y las peras; colocamos los trozos de fruta en bolsas o tuppers y los metemos en el congelador. Una vez tenemos la fruta congelada, la trituramos junto a un chorrito de leche o bebida vegetal (recuerda, muy poca cantidad), con una batidora o en la thermomix. Encima del helado, colocamos trocitos de avellanas trituradas.

2- Helado de fresas, cerezas, plátano y chocolate rallado. Congelamos por separado trozos de un puñado de fresas, otro de cerezas (previamente lavadas, y sin el hueso y el rabito) y de un plátano. Cuando esté todo bien congelado, le añadimos medio yogur y lo trituramos con una batidora. Al helado resultante, le añadimos encima chocolate negro rallado (al menos con 80% de cacao).

3- Helado de albaricoque, manzana y canela. Congelamos trozos de 4-5 albaricoques y de una manzana, ambos lavados y sin hueso. Antes de triturarlos, añadimos 3 cucharadas soperas de queso batido o medio yogur griego. Una vez tenemos la consistencia deseada, espolvoreamos encima del helado un poco de canela.

Estas son algunas ideas, pero se pueden hacer muchas más combinaciones de helados saludables en el tratamiento de obesidad con diferentes frutas. ¡Todo es experimentar!

 

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

calidad del pan
  Los cambios en las tendencias de consumo por la población con respecto al pan se han visto a...
26 Jul 2019
El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un complejo trastorno multifactorial, poligénico, a...
28 Jun 2019
En el siguiente artículo tratamos la adicción al azucar, los síntomas que genera y las consecuenc...
1 Mar 2019