Actualidad
Artículos divulgativos
Yolanda Melero
Licenciada en Psicología
Psicóloga de la Obesidad

Ritmo de vida y obesidad

Yolanda Melero
Licenciada en Psicología
Psicóloga de la Obesidad

La relación entre el ritmo de vida y obesidad es muy patente entre los profesionales que trabajamos con pacientes obesos o pacientes operados de Bypass Gástrico. Muchos de nosotros a la hora querer bajar de peso únicamente nos fijamos en intentar hacer dietas hipocalóricas o con menos grasas. Es decir, nos centramos fundamentalmente en qué comemos y no nos planteamos que posiblemente el ritmo de vida que llevamos, nuestros hábitos y rutinas diarias están influyendo de manera decisiva en que ganemos peso. Por lo tanto, el querer bajar de peso ha de llevar no sólo un cuestionamiento de qué comemos, sino también cómo es nuestro estilo de vida que me está propiciando engordar.

Vivimos en una sociedad de prisas, de lo rápido, de quererlo todo inmediatamente. Llevamos muchas cosas en mente, nos encargamos de tantos asuntos, que no hay espacio a cuidarnos a nosotros mismos. Y en este apartado evidentemente también se incluye la alimentación.

Hemos observado tres perfiles básicos de pacientes en los que el binomio ritmo de vida y obesidad es muy claro. A continuación, para que vayamos tomando más conciencia de ello, expondremos estos perfiles y que vías se pueden adoptar para poder solucionar la situación. Decir también que no serán efectivos sin un compromiso firme y muchas veces también necesitaremos de un apoyo especializado.

 

Ritmo de vida y obesidad

Ritmo de vida y obesidad: “EL TRABAJO ES LO PRIMERO” (y casi lo único).

Normalmente son profesionales que se pasan casi todo el día fuera trabajando. Suelen también realizar la mayoría de las ingestas fuera. Acaban comiendo cualquier cosa en cualquier momento sin prestar atención muchas veces a lo que comen ni a las cantidades. Digamos que estas personas están absortas en el trabajo y todo lo demás es secundario, incluidos ellos mismos y obviamente la comida. A veces puede para que estas personas comen muy poco fuera de casa y cuando llegan a casa, están tan estresados, sobrecargados… que pican y comen en exceso, se descontrolan comiendo. Puede ser una manera de relajarse y calmarse.

Ritmo de vida y obesidad. “LA SUPERWOMAN”.

Otro perfil que suele aparecer mucho en consulta es el de madre/padre que aparte de tener las obligaciones laborales, se tiene que encargar de la casa, recoger a los niños, llevarlos, atenderlos y un largo etcétera. Queda claro pues que no tienen tiempo para sí mismos, no sólo a nivel alimentario si no a todos los niveles. Por lo tanto, si no se salen de estos parámetros, si no se dan cuenta que no pueden con todo, por muchas dietas que realicen, al final acabaran volviendo a caer en la misma dinámica.

Ritmo de vida y obesidad. “CUANTO MENOS HAGO, MENOS QUIERO”.

Este  grupo contrasta con los dos anteriores en que estas personas suelen estar muy desmotivadas, cansadas, no quieren hacer casi nada. Suelen tener vidas bastante monótonas. Algunos no trabajan, otros tienen trabajos aburridos o no interesantes para ellos. Aquí suele haber una problemática diríamos que existencial, de falta de motivación en la vida. La comida suele pues ser una manera de acallar este malestar que se tiene frente a la vida.

Ritmo de vida y obesidad: ¿Qué podemos hacer? (o dejar de hacer).

Lo primero hemos de hacer es un replanteamiento de prioridades, hemos de mirar dentro de nosotros mismos y  desarrollar un deseo de cuidarnos de verdad y no solo hacer una dieta “tortuosa” la cual vamos a llevar a cabo únicamente por un corto espacio de tiempo.

Muchos tenemos que aprender a parar, a dejarnos sentir, a desconectar del trabajo. A dedicarnos un tiempo a comer tranquilos, si es posible sin que no nos molesten o interrumpan demasiado.

En el caso del segundo perfil, es importante darse cuenta que no podemos con todo. Aceptar nuestras limitaciones y aprender también que nosotros también necesitamos un cuidado, no únicamente los demás y que podemos pedir ayuda, incluso que pueden quedar algunas cosas sin hacer o peor hechas (renunciar a tenerlo todo perfecto).

Por último, en el tercer caso, es importante hacer un replanteamiento de la vida propia, hacia dónde voy y hacia dónde queremos ir. ¿Qué quiero de mi vida? Es básico encontrar fuentes de motivación y de sentido.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

ortorexia
La ortorexia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la obsesión de comer comida conside...
26 Jul 2019
En la población general, el riesgo percibido sobre el consumo de azúcar y la obesidad es menor en ...
30 Abr 2019
En el siguiente artículo tratamos la adicción al azucar, los síntomas que genera y las consecuenc...
1 Mar 2019