Actualidad
Artículos divulgativos

Cómo disminuir la obsesión por el peso


La obsesión por el peso es un fenómeno muy frecuente, sobre todo en las personas que realizan algún tipo de dieta de adelgazamiento. La mayoría de las personas lo hacen pensando que así conseguirán realizar un mejor seguimiento de su proceso. Sin embargo, a la larga estas personas pueden darse cuenta de su error. En el presente artículo explicamos las claves para afrontar esta obsesión por el peso y por qué es perjudicial.

El pesarse de manera frecuente no es útil

En muchas personas está la idea de que mientras se pesen de manera muy frecuente adelgazarán o no engordarán y que si dejan de pesarse, entonces comenzarán a engordar. Existe la creencia casi mágica de que la obsesión por el peso les ayuda a comer mejor y a no descontrolarse. La realidad en cambio nos dice que pesarse de manera muy frecuente (más de una vez cada quince días) no aporta ninguna información de relevancia, ya que en tan poco tiempo los cambios en el peso suelen ser muy pequeños y en estos márgenes entran muchas variables en juego.

El peso no es la mejor medida

Las personas con obsesión por el peso suelen pensar que el dato del peso es como el «espejito mágico» que les dice si lo están haciendo bien o mal con la dieta. En cambio, esto muchas veces no es así, el peso es simplemente una variable más a contemplar entre muchas más; como pueden ser el nivel de grasa corporal, las medidas de caderas, cintura, etc. Justamente estas últimas reflejan más el adelgazamiento que el valor del peso general; ya que en el peso hay muchos factores que entran en juego, como la ganancia de músculo, de líquidos…

La obsesión por el peso lleva a fracasar en los cambios alimentarios

Recomendamos no pesarse en exceso porque hemos observado que las personas con esta obsesión por el peso tienden a adelgazar menos, a realizar cambios menos duraderos en sus hábitos, a frustrarse más y a valorar menos el proceso realizado. Todo esto es así porque la obsesión por el peso lleva a un exceso de exigencia, a una alerta casi constante por el peso, a valorar más lo que dice la báscula que los cambios introducidos. La persona está más preocupada por si engorda o no baja lo suficiente, sufre si no engorda o no baja lo esperado. También se suelen poner metas muy rígidas, que difícilmente llegan a alcanzar o a mantener. En fin, un esfuerzo muy grande, que a la larga les pasa factura y hace que consigan justo lo contrario de lo que buscaban.

Trucos para disminuir esta obsesión por el peso

La báscula ha de estar en un lugar poco accesible, para dificultar el pesarse. El caso de que incluso así, uno se siga pesando con mucha frecuencia (más de una vez por semana), se recomienda deshacerse de la báscula y pesarse en una vez por semana en una farmacia que esté a una distancia de unos 5-10 min de casa, y que no pille de paso de ninguna de las rutas que solemos realizar diariamente (hemos de ir a propósito a la farmacia). Por último, hemos de tener como norma que SOLO nos hemos de pesar en dicha farmacia (que será el único peso fiable para nosotros, a parte del especialista).

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Como psicólogo de Clínica Obésitas, lo primero es mandar un mensaje de apoyo a todos nuestros pac...
17 Mar 2020
Un criterio de exclusión sería la presencia de un diagnóstico con un cuadro activo de vómitos y/...
31 Ene 2020
ortorexia
La ortorexia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la obsesión de comer comida conside...
26 Jul 2019