Actualidad
Artículos divulgativos
Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Perfil dietético para el balón intragástrico

Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Perfil dietético inapropiado y Balón Intragástrico, puede ser la antesala del fracaso con este tratamiento. Existe un perfil dietético para el balón intragástrico. El cambio del perfil dietético, de los hábito de vida y de la relación emocional con los alimentos, es fundamental para obtener un buen resultado a largo plazo con el Balón Gástrico. A diferencia de la cirugía para la obesidad, el balón intragástrico no es un tratamiento definitivo de pérdida de peso porque a los 6 meses se retira del estómago, por ello, el paciente que se coloque el balón debe tener mayor disciplina dietética y un determinado perfil dietético que garantice que el balón es un buen tratamiento para su caso.

El Balón gástrico es un tratamiento que no está indicado para todo todos los pacientes con exceso de peso. Para que este sea efectivo, se debe recomendar en pacientes con obesidades moderadas (IMC 30-35) y que tengan un perfil dietético concreto.

Recomendamos leer otros artículo relacionados con este tema:

Teniendo en cuenta que el balón intragástrico no es un tratamiento definitivo y que a los 6 meses se retira, es ideal para pacientes que necesitan perder entre 5 y 20kg de peso aproximadamente y que tienen disciplina dietética, motivación, capacidad y predisposición para modificar hábitos alimentarios mediante el asesoramiento de un nutricionista especializado en sobrepeso y obesidad.

El balón intragástrico es ideal para pacientes en los que predomina un perfil dietético de “gran comedor”, es decir, que la mayoría de las calorías aportadas en su dieta diaria, están correctamente distribuidas a lo largo del día y son correspondientes a las 3 ingestas básicas del día (desayuno, comida y cena) y a las secundarias (almuerzo y merienda). De modo que cuando se implanta el balón intragástrico en el estómago del paciente, éste proporciona sensación de saciedad y al paciente le resulta fácil comer pequeñas cantidades, reduciendo así el aporte calórico diario. Pero para perder peso, no es suficiente una simple reducción de las calorías, sino que las calorías aportadas a lo largo del día deben cumplir un equilibrio nutricional. (55-60 % hidratos de carbono, 10-15% proteínas, 25-30% de grasa), aportando todo tipo de alimentos para alcanzar lo que se entiende como alimentación saludable. Por tanto, para facilitar la pérdida de peso, es importante que el paciente se implique en el cumplimiento de una alimentación equilibrada dejándose asesorar por la figura del nutricionista y también debe implicarse en la realización de ejercicio físico. Como el perfil dietético de “gran comedor” de aleja del perfil de “picoteador” o de “comedor de dulces” al paciente le es relativamente fácil trabajar “qué se come”, “cuando se come” y “cómo se come”, es decir, la calidad nutricional de la dieta diaria, la frecuencia recomendada de alimentos, la regulación de los horarios en las comidas, la velocidad de ingesta, donde comer, tiempo dedicado a las comidas….

Sin embargo, el Balon gastrico no está indicado para pacientes con hábitos severos de picoteos o ingesta de dulces, ni para aquellas personas que utilizan los alimentos como ansiolítico (situaciones de estrés o nervios provocan sensación de ansiedad que se alivia tras la ingesta de comida). Tampoco se deben tratar con balón intragástrico aquellas personas que se provoquen el vómito o padezcan compulsión por los alimentos, es decir, que ingieran grandes cantidades de comida de forma descontrolada y corto periodo de tiempo.

Por tanto, el balón intragástrico no es la panacea y los pacientes deben ser conscientes de que al no ser un tratamiento definitivo, tiene unas limitaciones que el paciente debe suplir con disciplina dietética y realizando ejercicio físico para contribuir a una mayor pérdida de peso a costa de la masa grasa y no de la masa muscular.

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

2 respuestas a “Perfil dietético para el balón intragástrico”

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Tras la colocación del Balón Gástrico, el paciente debe seguir una dieta progresiva, en la que ir...
2 May 2018
Fructosa, jarabe de glucosa, maltodextrina, sacarosa, sorbitol, galactosa, dextrosa, miel de caña, ...
30 Nov 2017
Con el balón ingerible y excretable el paciente pasa por una experiencia más liviana, dónde no re...
27 Jun 2017