Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

cerrar

Las 4 principales ventajas del Balón ingerible y excretable

Yolanda Melero
Licenciada en Psicología
Psicóloga de la Obesidad

Con el balón ingerible y excretable el paciente pasa por una experiencia más liviana, dónde no recibe ningún tipo de sedación, con gran sensación de saciedad al comer, se va reforzando y animando al observar que baja adecuadamente de peso, sin contar calorías ni sufrir y sin tener que estar pendiente de cuando se lo tienen que retirar.

El balón ingerible y excretable es una sistema innovador que puede ser una gran ayuda para poder recuperar un volumen y peso saludables. Dado el gran desconocimiento de esta nueva técnica hemos decidido escribir este artículo con las 4 principales ventajas que aporta en comparación con otros métodos tradicionales.

Sin sedación en la puesta ni retirada del Balón ingerible y excretable

El gran beneficio “estrella” del balón ingerible y excretable es que no requiere ningún tipo de sedación ni anestesia en la puesta ni tampoco en la retirada. Con lo cual el paciente se ahorra las molestias que puede ocasionarle durante esos dos días; en los que no podrá conducir, tendrá que ir acompañado… Esto es especialmente importante para personas que dar valor al menor intervencionismo posible y/o que desean evitar estos pequeños efectos indeseados de la sedación. Hemos de tener en cuenta también que el balón no necesita ningún tipo de intervención para retirarlo ya que es excretado por el cuerpo.

Balón ingerible y excretable

Efecto saciante sin tener que hacer dieta estricta

El balón ingerible y excretable presenta la misma capacidad saciante que el balón intragástrico tradicional (el que se viene utilizando estos últimos años). Es decir, permite que el paciente tenga una mayor sensación de saciedad, ingiriendo menos cantidades y disminuyendo considerablemente la sensación de hambre y de ansia por los alimentos. Así, el paciente para comer menos no tiene que pasar hambre ni hacer una dieta hipocalórica estricta. La persona no tiene que pasar por el “tortuoso” sobreesfuerzo de hacer dieta para conseguir estar tener un cuerpo más sano y saludable.

Favorece un cambio de hábitos permanente

El balón ingerible y excretable, junto con adecuado seguimiento multidisciplinar, favorece la adquisición de unos hábitos de alimentación saludables no sólo a corto plazo, si que lo que se pretende es que sean de larga duración. De esta manera, con el balón ingerible y excretable no buscamos únicamente que la persona adelgace, si no que le damos prioridad a que la persona vaya dando pasos hacia un estilo de vida más saludable. La buena noticia aquí, es que si la persona está motivada, el balón ingerible y excretable ya de por sí favorece este cambio de hábitos. Por ejemplo, contribuye a que la persona coma de manera más lenta, que mire más lo que come incluso que al ver como adelgaza, se motiva para realizar más ejercicio y actividad física en su vida.

Sin preocuparse de cuando se lo tienen que retirar

Una ventaja del balón ingerible y excretable frente a otro tipo de intervenciones es que el paciente no se ha de preocupar por la retirada. No ha de estar pendiente si se pasa del tiempo de permanencia del balón, si está en la ciudad o le pilla de vacaciones para cuando le tocaría la retirada. Es el propio organismo el que se encarga el solo de retirarlo. Esto para pacientes que tienen agendas ocupadas, con muchos asuntos en mente, puede ser un gran aliciente. Ya que no han de reservarse otro día o tarde sin trabajar, sin tener que perder de sus ocupaciones familiares, laborales, formativas, etc.

En definitiva, con el balón ingerible y excretable el paciente pasa por una experiencia más liviana, dónde no recibe ningún tipo de sedación, con gran sensación de saciedad al comer, se va reforzando y animando al observar que baja adecuadamente de volumen, sin contar calorías ni sufrir y sin tener que estar pendiente de cuando se lo tienen que retirar. Todo esto teniendo en cuenta que la motivación del paciente es básica y fundamental, que sin ella el paciente no podrá realizar un cambio de hábitos permanente, que es la finalidad última de este proceso, más que una bajada temporal y momentánea de peso y volumen.

Tratamientos
Información
Contacto
Consulta Virtual

Contacto

CLINICA OBÉSITAS
Avda. de Tamarindos 23, bajo
46015 Valencia · España

TEL. +34 963 470 535
Horario: de Lunes a Viernes
de 10-14h y de 16-20h.

Clínica tratamiento obesidad

Puedes seguirnos en:

Suscríbase a nuestra revista online:

Acepto la Política de privacidad

Share This