Actualidad
Artículos divulgativos

Intolerancia a la lactosa tras Bypass Gástrico

Salvador Ferrando Herranz
Graduado Nutrición Humana y Dietética.

Uno de los problemas que surge tras la cirugía gástrica, es la intolerancia a la lactosa, sobre todo, es más frecuente la intolerancia a la lactosa tras Bypass Gástrico o reducción de estómago. La lactosa es un disacárido (tipo de azúcar) que se encuentra presente de forma natural en la leche y sus derivados (Yogurt, Quesos, Helados, Flan, Natillas, Postres lácteos…).

La lactosa es un disacárido, compuesto por dos azúcares distintos unidos entre sí. Estos azúcares son la glucosa y la galactosa. Cuando consumimos la  lactosa que contienen los productos que hemos nombrado anteriormente, esta llega al intestino donde se absorbe y pasa finalmente al torrente sanguíneo. Para que pueda absorberse, requiere que una enzima, llamada lactasa, rompa la unión de los dos azúcares, quedando la glucosa y galactosa separadas, por tanto,  ya pueden ser absorbidos y distribuidos por todo el organismo.

Recomendamos leer otros artículos relacionados con este tema:

Las personas que sufren algún grado de intolerancia a la lactosa, es debido a una disminución o déficit de lactasa. Esto conlleva a un acumulo de lactosa en el intestino delgado, produciendo la sintomatología característica de este déficit. Los síntomas son los siguientes:

  • Nauseas
  • Distensión abdominal.
  • Espasmos intestinales
  • Diarrea
  • Gases y flatulencias.
  • Heces pastosas
  • Vómitos

Como hemos mencionado anteriormente, es muy habitual la intolerancia a la lactosa tras un Bypass Gástrico o Reducción de estómago. Esto es ocasionado, al disminuir la superficie de absorción del intestino, este al estar reducirdo, tiene menor capacidad de absorber la lactosa y por tanto, es más fácil que este azúcar se acumule ocasionando la sintomatología anteriormente descrita.

A continuación les presentamos un listado de alimentos, permitidos en la intolerancia a la lactosa:

Leche: leche sin lactosa

Bebidas vegetales: bebidas de soja, arroz, avena, almendras.

Quesos: quesos fermentados como blue, parmesano, bríe, gouda, bola, manchego curado, etc.

Postres, pasteles, galletas: Merengues,  jalea, gelatina y otros productos que indiquen que no contienen lactosa

Azúcares, mermelada, dulces, frutos secos: mermelada, miel, azúcar de mesa, sorbetes, frutos secos.

Siempre es conveniente comprobar el etiquetado de los productos, para corroborar que no contenga este azúcar, ya que muchos de ellos contienen en sus ingredientes lácteos o sus derivados, pudiendo producir los síntomas que hemos comentado.

 

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.
Salvador Ferrando Herranz
Graduado Nutrición Humana y Dietética.
¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

Escriba su comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Las personas que se someten a cirugía bariátrica, muchas veces se preguntan qué cambios se pueden...
29 Jul 2020
Como psicólogo de Clínica Obésitas, lo primero es mandar un mensaje de apoyo a todos nuestros pac...
17 Mar 2020
Un criterio de exclusión sería la presencia de un diagnóstico con un cuadro activo de vómitos y/...
31 Ene 2020