Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

cerrar

Padezco Diabetes tipo II, ¿Qué 5 alimentos debo evitar?

Mª Paula Avellaneda
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Máster Oficial en Nutrición Personalizada y Comunitaria
Dietista-Nutricionista

Los dulces, azúcares y la bollería en general, suben rápidamente nuestros niveles de glucosa sanguínea, provocando grandes descompensaciones (hiperglucemias). A largo plazo, estas descompensaciones van dañando poco a poco algunos de nuestros órganos.

Los pacientes que padecen Diabetes tipo II, tienen alterado la regulación de la insulina (el páncreas no la secreta correctamente). La insulina es la hormona encargada de regular los niveles de glucosa en sangre, de forma que cuando ésta se encuentra aumentada, la insulina la reduce.

A continuación vamos a ver cuáles son los 5 alimentos que debes evitar si padeces Diabetes tipo II:

1. Evitar dulces y bollería si padeces Diabetes tipo II.

Es sabido por la mayoría de pacientes, que los alimentos ricos en azúcares deben evitarse al padecer Diabetes Mellitus tipo II. Los dulces, azúcares y la bollería en general, suben rápidamente nuestros niveles de glucosa sanguínea, provocando grandes descompensaciones (hiperglucemias). A largo plazo, estas descompensaciones van dañando poco a poco algunos de nuestros órganos.

De manera que, lo primero que debemos evitar, tanto para prevenir la posible aparición de la Diabetes tipo II, como para su control y tratamiento, son: chocolatinas, chuches, donuts, cruasanes, cereales azucarados, zumos y bebidas azucaradas, pasteles, tartas, galletas, helados, salsas comerciales, etc.

Diabetes tipo II

2. Refrescos azucarados.

De la misma manera que se explica en el punto anterior, este tipo de bebidas aumentan de forma rápida los niveles de azúcar en sangre. Incluso lo hacen de forma más inmediata, por el hecho de ser un líquido (nuestro cuerpo lo absorbe y digiere de forma más inmediata).

Pero estas bebidas no son perjudiciales únicamente por ser azucaradas. Aunque tomemos sus versiones light o zero (sin azúcares añadidos), también estaremos comprometiendo nuestra salud, por diversas razones:

– Los azúcares son sustituidos por edulcorantes. Aunque los edulcorantes pueden ser una opción para evitar agregar azúcar de manera puntual, no es recomendable hacerlo de manera reiterada, o los consumirlos diariamente en diferentes productos. Algunos estudios han mostrado que un alto consumo de edulcorantes puede provocar que el páncreas detecte su sabor dulce, de manera que estimulará igualmente la secreción de insulina, empeorando así el control de la diabetes.

– Porque al consumirlos dejamos de tomar lo que realmente sí calma nuestra sed, nos hidrata, y es necesario para nuestro cuerpo y para el correcto tratamiento de la diabetes: el agua.

– Contienen ácido fosfórico, que puede provocar la descalcificación de los huesos y dientes.

– Por sus burbujas o gases (dióxido de carbono), que puede producir malestar intestinal o abdominal.

3. Zumos de fruta.

Un zumo no es igual a una fruta entera. Aunque los zumos sean naturales, al triturarlos estamos quitándoles su fibra. De manera que un zumo de frutas sólo consistirá en agua, azúcares, vitaminas y minerales. La fibra de la fruta es la que ayuda a que el azúcar de la fruta no sea absorbido rápidamente por nuestro cuerpo, y este es el motivo principal por el cual una persona con Diabetes tipo II debe evitar los zumos de frutas.

Además, el hecho de masticar la fruta permite que tenga comienzo la secreción de jugos gástricos para una correcta digestión. Por último, ¿has probado a comerte 4 naranjas enteras? Seguro que solo de pensarlo, ya te han hinchado. Sin embargo, te puedes beber fácilmente un zumo de 4 naranjas, sin sentirte casi saciado, aumentando de forma rápida y casi sin darte cuenta los azúcares presentes en tu cuerpo.

4. Productos lácteos.

La mayoría de los productos lácteos que encontramos en los supermercados NO están indicados para pacientes con Diabetes tipo II. Suelen ser productos azucarados (aunque sean desnatados, light o bajos en grasa), que se alejan bastante de las propiedades de un lácteo de calidad.

Por ejemplo, casi todos los yogures o bien tienen azúcares añadidos, o están edulcorados, o contienen trozos de fruta (que realmente también contienen otros azúcares añadidos), etc. O peor aún, se trata de postres lácteos con grandes cantidades de azúcares, como las natillas, flanes, cuajadas, mousse de chocolate, batidos, etc.

Para hacer una buena elección de lácteos, lo mejor es ir a lo seguro, y escoger el yogur natural (sin azucarar), o quesos que solo contengan fermentos lácteos y leche.

5. Hidratos de carbono refinados.

Además de los azúcares simples, los hidratos de carbono complejos también requieren la acción de las insulina para evitar la entrada masiva de glucosa en las células. Sobre todo si se trata de alimentos refinados (aquellos que no son integrales). Los cereales o harinas integrales, al tener mayor contenido en fibra, ésta hace que se absorba más lentamente sus hidratos de carbono.

Por lo que si padeces Diabetes tipo II, es aconsejable evitar los alimentos que contengan cereales o harinas refinadas, como son las galletas, bollería, pan blanco (ya sea de molde como de barra), pastas no integrales, etc.

Deja un comentario

Tratamientos
Información
Contacto
Consulta Virtual

Contacto

Avda. de Tamarindos 23, bajo
46015 Valencia · España
CENTRO COORDINADOR

Hospital San Rafael
C/ Serrano 199
28016 Madrid · España

TEL. 900 604 604
Info: consultas@obesitas.es

Puedes seguirnos en:

Suscríbase a nuestra revista online:

Acepto la Política de privacidad

Share This