Actualidad
Artículos divulgativos
Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Alimentación en la obesidad infantil

Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

En el siguiente artículo trataremos la alimentación en la obesidad infantil. La educación nutricional desde la infancia es clave para evitar la obesidad infantil, convertir los estímulos negativos que generan los alimentos a estímulos postivos, es un punto crucial para generar actitudes de aceptación hacia los alimentos fomentando la variedad dietética y evitando la obesidad.

Aportar gran variedad de alimentos en la dieta de un niño, se traduce en la formación de un sin fin de estímulos positivos o negativos que se transmiten al cerebro del niño generando una actitud de aceptación o rechazo.

Cuando un niño rechaza gran número de alimentos y únicamente acepta aquellos que le proporcionan estímulos positivos (como los alimentos ricos en azúcares y grasas), la variedad alimentaria de su dieta se reduce, lo que puede ocasionar déficits nutricionales y obesidad infantil.

obesidad-infantil

¿Cómo transformar un estímulo negativo en positivo?

Cuando un niño rechaza un alimento, es porque recuerda las sensaciones negativas que experimentó cuando lo probó por primera vez. Por ejemplo, cuando ofrecemos a un niño probar un alimento (por ejemplo “pescadito”) con el que experimentó rechazo en un pasado, observaremos una actitud de queja y negación a probarlo de nuevo. Pero este rechazo, se experimentó con algún pescado en concreto, cocinado de un modo en concreto, presentado en la mesa de un modo en concreto y en un determinado momento. La merluza en guiso no produce las mismas sensaciones que el mero a la plancha, por ello, con el fin de no crear rechazos premeditados y a su vez, fomentar el aprendizaje del niño para que aporte gran variedad de alimentos a su dieta (factor que previene la obesidad infantil), los adultos debemos llamar a cada cosa por su nombre sin emplear genéricos. No es lo mismo cenar pescado con verdura, que cenar mero con zanahoria.

Si sabemos que existe algún alimento en concreto que resulta muy difícil de incorporar a la dieta de nuestros hijos, debemos cocinarlo o presentarlo de forma distinta para que éste proporcione distintas sensaciones. Por ejemplo, podemos utilizar moldes de figuras de personajes animados o formas, usar distintos colores en la presentación (combinación de distintos alimentos con colores vivos, utilización de vajillas de colores, incluso uso de colorantes alimenticios), condimentar con especias que realcen o escondan el sabor de los alimentos, utilizar colorantes alimenticios, exponer los alimentos fríos o calientes (la temperatura juega un importante papel en la aceptación o rechazo de los alimentos).

Es importante que desde las edades tempranas los niños experimenten sabores, texturas, aromas e identifiquen las sensaciones que les aportan los distintos alimentos. Al niño se le debe dejar jugar con los alimentos fuera del horario de las comidas (y no jugar con la comida para que se la termine), en lugar de simular alimentos con trozos de plástico o de cartulinas, podemos proporcionales alimentos reales en medida de lo posible (frutas, pasta, arroz legumbres…), no debemos chantajear con comida “si haces los deberes, podrás comer un helado” porque ello podría generar ansiedad por los alimentos y darles un valor de “premio” que no tienen.

Otra cosa importante es que los niños que ya padezcan obesidad infantil, no lleven a cabo dietas estrictas sino que deben seguir un simple plan alimentario que esté elaborado y supervisado por profesionales en nutrición. Una dieta equilibrada, donde los niños coman en familia, donde los padres sean un ejemplo a seguir, es lo que más puede ayudar a un niño con obesidad infantil. La familia debe ser un apoyo para el niño y no un resultar un elemento de tensión (como padres, no debemos ser demasiado sargentos con los niños), los familiares deben dejarse asesorar y aprender a controlar los sentimientos de miedo, pena o desesperación que les hacen demasiados permisivos o estrictos a modo de sobreprotección.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

calidad del pan
  Los cambios en las tendencias de consumo por la población con respecto al pan se han visto a...
26 Jul 2019
El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un complejo trastorno multifactorial, poligénico, a...
28 Jun 2019
En el siguiente artículo tratamos la adicción al azucar, los síntomas que genera y las consecuenc...
1 Mar 2019