Actualidad
Artículos divulgativos

  • Doctor in Medicine and Surgery.

  • Specialist in Bariatric and Metabolic Surgerya.

  • Chief Surgeon / Director of Obesity Clinics.

Tratar la obesidad sin cirugía: Balón Ingerible / Excretable y Plicatura Gástrica Endoscópica


  • Doctor in Medicine and Surgery.

  • Specialist in Bariatric and Metabolic Surgerya.

  • Chief Surgeon / Director of Obesity Clinics.

Recientemente hemos asistido a dos avances muy positivos, que van a suponer una nueva ayuda para el tratamiento y control de la obesidad. Son el Balón Gástrico Ingerible y Excretable, y la Plicatura Gástrica Endoscópica”, que buscan tratar la obesidad sin cirugía.

 

¿Qué es el Balón Ingerible y Excretable?

Tan sencillo como su propia definición. Se trata de un balón gástrico, que se ha miniaturizado en una pequeña cápsula, que se puede ingerir con facilidad, y que una vez en el estómago se hincha con 550 cm de suero fisiológico.

El balón posee una valvulita que se deshace poco a poco por acción del mismo suero fisiológico y a las 16 semanas se abre, permitiendo la salida del suero. Como el estómago tiende a comprimir, digerir y expulsar todo lo que contiene en su interior, y el material continente del balón es compresible y ligero, éste se libera y expulsa fácilmente por heces.

El procedimiento debe realizarlo un médico especializado, en un ámbito hospitalario, con acceso a Endoscopias. Sin embrago, no es necesaria la endoscopio ni para la colocación ni para la retirada.

 

¿Qué es la Plicatura Gástrica Endoscópica?

Se trata de un método no quirúrgico, que busca reducir la capacidad del estómago, sin cirugía. Se consigue mediante un sistema de puntos que van plicando o arrugando las paredes del estómago, de forma lineal y ordenada, en direccion longitudinal.

Todo el procedimiento puede realizarse mediante una endoscopio simple, y hasta aquí todo perfecto. El inconveniente es que el método dura unos 18-24 meses en el mejor de los casos.

 

¿Cómo funcionan y ejercen su acción ambos procedimientos?

Ambos procedimientos buscan el mismo fin:

  • Reducir la capacidad del estómago.
  • Que el paciente se sienta saciado y satisfecho con una ingesta menor.
  • Cortar el círculo vicioso hambre – ansiedad propio de una dieta restrictiva.

 

¿Entonces no tengo que hacer dieta ni cambiar los hábitos con el Balón o la Plicatura Gástrica?

Por supuesto que es necesario e imprescindible cambiar los hábitos. De hecho es la clave distintiva en los equipo que trabajan bajo protocolos de calidad, aportando apoyo nutricional y psicológico especializado a los pacientes . Es imprescindible un cambio integral del paciente, durante el permiso que tiene la ayuda de «menor capacidad y fácil sensación de saciedad».

Pero no hay que pensar en las dietas de siempre…., que tan mal recuerdo le caen al paciente. Realmente se trata de comer bien, de forma equilibrada y variada, con métodos culinarios saludables,  y básicamente, consumir algo menos calorías de las que consumimos en el día a día (buscar un balance calórico negativo).

Para este balance, es importante el “gasto” de calorías mediante el ejercicio físico. Si basamos todo el esfuerzo en «comer menos», el reto es más difícil que si lo basamos en «comer menos» y «gastar más».  Además, con el ejercicio físico bien realizado, con las semanas, vamos consiguiendo una masa muscular adecuada, que facilita un incremento del metabolismo, y con ello consumimos más calorías en el día a día, y resulta más fácil perder peso cuando hemos ganado un par de kg de más en periodo vacacional.

La  muscular adecuada, cambia el materialismo, y mejora la tendencia o facilidad del paciente para ganar peso. Lo hace más resistente frente a la obesidad.

Además, también es necesario un cambio emocional. Después de años y fracasos previos, la debilidad emocional, la falta de confianza en uno mismo, son la tónica habitual. Y éste, es aspecto más importante que unos buenos conocimientos nutricionales y dietéticos. De hecho, siempre decimos que si el paciente tiene que elegir entre un nutricionista y un psicólogo,  siempre debería elegir un psicólogo especializado en terapia conductual y comportamiento bulímicos.

En estudios realizados por nuestros psicólogos y publicados en revistas de impacto, hemos observado que los pacientes con obesidad severa y mórbida, obtienen puntuaciones altas para síntomas bulímicos hasta en un 85% de los casos. Realmente son pacientes que nunca han sido diagnosticado de bulimia, ni se les conoce episodios de vómitos provocados, sin embargo, los test psicológicos nos aportan una pista sobre cual la implicación negativa d las emociones en su desarreglo con los alimentos.

El paciente debe conseguir tener una buena relación emocional con los alimentos (no utilizándolos como refugio de nuestros problemas), y aquí la terapia psicológica juega un papel fundamental.

 

TRATAR LA OBESIDAD SIN CIRUGÍA

 

¿Qué diferencias hay entre el Balón y la Plicatura? ¿Cuál es mejor?

Ambos buscan reducir la capacidad del estómago. El Balón mediante la ocupación de un espacio de 400 – 500cm3 y también causando saciedad por su peso. La Plicatura Gástrica, frunciendo la curvatura mayor del estómago y frenando su capacidad de distensión. Como no hay que “instalar” ningún objeto en el estómago, la función es más fisiológica, natural y duradera. El Balón debe retirarse o programarse su excreción, para que no dañe el estómago por una permanencia demasiado prolongada, y esa es una de sus limitaciones.

 

¿Cuánto tiempo dura el efecto de estos tratamientos?

Aunque existen balones de distinta durabilidad, el tiempo óptimo de permanencia de un Balón en el estómago es de 5 a 7 meses. A partir de ese tiempo, el estómago se dilata y deja de notarse la saciedad inicial. EL balón ingerible y excretable solo dura 4 meses, sin embargo, la experiencia es que para obesidad con IMC < de 30-32 es un tiempo suficiente.

Los puntos de la Plicatura Gástrica Endoscópica están diseñados para que duren durante años (el material es propileno y no lo deshace el ácido del estómago). Sin embargo, los pequeños abusos dietéticos reiterados van produciendo que el anclaje de los puntos vaya cediendo, y poco a poco el  estómago va recuperando su forma previa, sin causar ninguna lesión o alteración residual. Los estudios más recientes afirman que la durabilidad es de 18 meses o más, si el paciente no cambia los hábitos.

 

¿Y entonces cuál es mejor para tratar la obesidad sin cirugía?

Nosotros, a pesar de tener una experiencia de más de 15 años con Balones gástricos, apostamos por la Plicatura Gástrica Endoscópica, para pacientes que no necesitando una operación de obesidad, tienen un IMC mayor de 32-35. Esto es así debido a su acción más fisiológica y duradera, y a que su mecanismo de acción es menos artificial o lesivo, y se tolera mejor para largos periodos (periodos tan largos con el balón gástrico, pueden causar problemas digestivos). El inconveniente es que se trata de un procedimiento más intervencionista, porque es necesaria una endoscopia prolongada, de unas 90 minutos, y ane, pero al mismo tiempo, es un método muy seguro y las complicaciones son excepcionales.

 

¿Y por qué no es el mejor tratamiento el Balón Ingerible y Excretable?

Para nosotros es el tratamiento de apoyo idóneo en pacientes con IMC menor de 31. Efectivamente, este nuevo Balón gástrico es sencillo y muy atractivo, porque no es invasivo al no hacer endoscopia, ni sedación anestésica, ni estancia en el hospital. Se implanta tragando una pequeña cápsula bebiendo agua, con control radiológico, y una vez en el estómago se rellena con suero fisiológico. A las 16 semanas aproximadamente, se acaba de deshacer una valvulita que permite su vaciado, y se excreta por heces.

Así pues, ante esta simplicidad, si con 16 semanas de ayuda el paciente es capaz de perder todo el peso sobrante y de cambiar los hábitos, parece que deberíamos comenzar por utilizar este tratamiento.

 

Nuestra recomendación

  • Sólo deben utilizar estos métodos cuando ya se ha hecho todo el esfuerzo posible a través de dietas y cambios de hábitos.
  • Si el exceso de peso no es muy grande, hasta 15-20kg de más, el Balón podría ser suficiente y sencillo.
  • Si el exceso de peso es mayor, la PGE tiene una eficacia más prolongada y podría ser más adecuada.
  • Si padece una obesidad severa o mórbida (exceso mayor de 30-40kg), el tratamiento más adecuado es un tratamiento definitivo mediante una laparoscopia mini-invasiva.

 

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Tras la colocación del Balón Gástrico, el paciente debe seguir una dieta progresiva, en la que ir...
2 May 2018
Fructosa, jarabe de glucosa, maltodextrina, sacarosa, sorbitol, galactosa, dextrosa, miel de caña, ...
30 Nov 2017
Con el balón ingerible y excretable el paciente pasa por una experiencia más liviana, dónde no re...
27 Jun 2017