Actualidad
Artículos divulgativos

¿Puedo tomar refrescos tras reducción de estómago?

Dietista - Nutricionista

Muchos pacientes se preguntan si podrán tomar refrescos tras la reducción de estómago.

Pues bien, tras una operación de reducción de estómago hay que evitar el consumo de este tipo de bebidas, sobre todo el primer mes postquirúrgico.

Pero ojo, estas bebidas azucaradas no solo están desaconsejadas para aquellas personas operadas de Bypass Gástrico o Tubo Gástrico. Sino que cualquier persona, padezca o no de obesidad, debería evitar su consumo si quiere gozar de una buena salud y una calidad de vida óptima.

Refrescos tras reducción de estómago

Hay varios motivos por los que desaconsejamos beber refrescos tras reducción de estómago, los cuales explicamos a continuación:

 

Alto contenido en azúcares añadidos

Los refrescos azucarados suelen contener entre 8 y 12 gramos de azúcar por cada 100 ml de bebida. Esto quiere decir que cada vaso que tomemos (250 ml), contendrá entre 20 y 30 gramos de azúcar (aproximadamente 3 sobres de azúcar de los que dan en las cafeterías). Mientras que en una lata de refresco (330 ml) tendremos entre 26 y 40 gramos, ¡más de 4 sobres de azúcar!

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que se reduzca el consumo diario de azúcares libres a un máximo de 50 gramos. Además, añade que una reducción por debajo de 25 gramos diarios, puede proporcionar beneficios adicionales sobre la salud. Aunque el máximo beneficio para la salud lo obtendríamos al eliminar completamente el azúcar añadido de nuestra alimentación.

Esto quiere decir que con 2 vasos de refresco se llegaría al máximo recomendado, sin tener en cuenta el resto de alimentos con azúcares añadidos que podemos consumir durante el día.

refrescos tras reducción de estómago

 

¿Qué recomendación hace la Organización Mundial de la Salud sobre el consumo de azúcar?

La OMS recomienda que se reduzca el consumo diario de azúcares libres a un máximo de 50 gramos. Esto quiere decir que con 2 vasos de refresco (500ml y sus 40-60g de azúcar) se llegaría al máximo recomendado, sin tener en cuenta el resto de alimentos con azúcares añadidos que podemos consumir durante el día.

Además, recomienda una reducción por debajo de 25 gramos diarios. Esta reducción puede proporcionar beneficios adicionales sobre la salud. Aunque el máximo beneficio para la salud lo obtendríamos al eliminar casi por completo el azúcar añadido de nuestra alimentación, siempre refiriéndonos a productos ultraprocesados.

 

Presencia de gases (dióxido de carbono)

El contenido gaseoso de los refrescos no es aconsejable para personas operadas de reducción de estómago por varias razones.

  • La primera, que con un par de sorbos el paciente ya se sentirá saciado con el gas, imposibilitando la ingesta de alimentos nutritivos, y por tanto puede llegar a haber un déficit calórico y nutricional si el paciente no consume una cantidad adecuada de alimentos

 

  • La segunda razón es que el estómago tiende a hincharse con el gas, por lo que si se consumen refrescos habitualmente, a largo plazo puede influir en una re-ganancia del peso perdido, debido a que al paciente operado le irá cabiendo mayor cantidad de comida si su estómago se ha dilatado por culpa de las bebidas gaseosas.

 

  • Y la tercera razón, es que el gas suele producir malestar abdominal e intestinal, produciendo que el paciente se sienta incómodo.

 

Descalcificación ósea

El ácido fosfórico que está presente en las bebidas gaseosas provoca que el calcio ingerido por la alimentación precipite, reduciendo de esta manera su absorción intestinal.

Por este motivo, al haber menor concentración de calcio, tiene lugar una desmineralización o descalcificación de los huesos y dientes, pudiendo provocar a largo plazo problemas de osteoporosis o disminución del crecimiento óseo en caso de los niños pequeños.

 

Demostrados perjuicios para la salud

Sabemos que las bebidas azucaradas están implicadas en la producción de caries dental. Pero además, son muchos los estudios que atribuyen al consumo habitual de bebidas azucaradas, una fuerte asociación con el sobrepeso u obesidad. Y por consiguiente, una aumento de la grasa abdominal.

Las evidencias científicas también relacionan este tipo de bebidas con padecer diabetes mellitus tipo 2 (incluso en personas sin obesidad), diversas enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cánceres, e incluso una gran cantidad de muertes en todo el mundo.

refrescos tras reducción de estómago

 

Desplazamiento de otros alimentos más nutritivos y saludables

Si nos acostumbramos al hábito de consumir refrescos tras reducción de estómago, estaremos dejando de ingerir en ese momento del día otros alimentos que sí nos van a aportar nutrientes importantes.

Ejemplo:

  • Tras beber un vaso de refresco en la merienda, un paciente operado de obesidad se sentirá saciado y no podrá comer la pieza de fruta, el yogur o la tostada con jamón y queso que normalmente se tomaría a esa hora, los cuales le aportarían muchas vitaminas, minerales, fibra, proteínas, etc.

 

refrescos tras reducción de estómago

 

¿Y si son refrescos light o zero?

Como hemos visto, el azúcar no es el único perjuicio de tomar refrescos tras reducción de estómago. Aunque el consumo fuese de refrescos light o zero, seguiríamos perjudicando nuestra salud al tomarlos debido a sus gases y ácido fosfórico. Y también dejaríamos de consumir alimentos más recomendables nutricionalmente.

Además, diversos estudios han observado que el consumo de bebidas no azucaradas  también tiene una relación con la enfermedad coronaria, la diabetes de tipo 2 y la ganancia de peso.

Y por otra parte, el sabor dulce de los edulcorantes utilizados en este tipo de bebidas, es percibido por receptores de las células beta del páncreas, estimulando la secreción de insulina como si de azúcar se tratase, empeorando así el pronóstico de padecer diabetes.

Por todos estos motivos, la bebida de preferencia siempre debe ser el AGUA. No hay nada mejor para hidratar nuestro cuerpo.

 

¿Cómo puedo eliminar los refrescos de mi alimentación?

Desde pequeños, es muy habitual tomar refrescos en cualquier celebración, de manera que creamos una gran asociación entre estos dos conceptos. Hasta el punto de que cuando somos adultos lo habitual sea consumir este tipo de bebidas en cualquier situación de ocio. Olvidamos que a la larga pueden causar un gran daño sobre nuestra salud.

Por ello, muchas veces cuando llega el momento en el que somos conscientes del perjuicio de éstas bebidas, tenemos tan instaurado el hábito, que nos resulta complicada la idea de eliminarlo.

Es necesaria una deshabituación, de manera progresiva podemos ir eliminando esta bebida de nuestra rutina. Es muy importante ser consciente tanto del grado de asociación que tenemos entre los refrescos y el ocio, como de si su consumo es únicamente en eventos sociales o forma parte de nuestro día a día.

 

Imaginemos un ejemplo de cambio, en el que el paciente consume refrescos a diario y además en situaciones de ocio se multiplique:

  • En primer lugar se marcará como objetivo únicamente reducir el número de refrescos de diario a consumo semanal.

 

  • A continuación, nuestro siguiente objetivo será disminuirlos en celebraciones y eventos sociales. Esto puede resultar más complicado, por ello sería interesante a parte de hacerlo de forma progresiva, llevar a cabo una sustitución.

 

  • Ejemplos de bebidas refrescantes saludables: agua mezclada con cualquier tipo de fruta, cítrico u hortaliza (trozos de naranja, de limón, de pepino…), y un gran aliado también puede ser añadirle hielo.

 

Conclusión

Los refrescos se han instaurado como producto habitual en la mayoría de la población. Pero debemos recordar que su consumo debe ser ocasional debido a su composición nutricional y a sus ingrediente. Además, en pacientes operados de cirugía de la obesidad todavía es más importante reducir su consumo.

 

Padezco obesidad, desearía una recomendación, “Historia Clinica de Obesidad”
Quiero conocer el  «Coste de nuestros tratamientos»
Deseo saber más sobre el «Tratamiento de Tubo o Manga gástrica»
Quiero leer más artículos sobre Tubo o Manga gástrica.
Dietista - Nutricionista
¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando...

Escriba su comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

¿Qué es el ayuno intermitente? El ayuno intermitente es una estrategia de alimentación. Implica a...
29 Ene 2021
relaciones familiares cirugía bariatrica
Las personas que se someten a cirugía bariátrica, muchas veces se preguntan qué cambios se pueden...
29 Jul 2020
Como profesionales sanitarios, queremos transmitir un mensaje de responsabilidad a todos nuestros pa...
18 Mar 2020