Actualidad
Artículos divulgativos
Salvador Ferrando Herranz
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Pescados blancos o azules después de una reducción de estómago

Salvador Ferrando Herranz
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

La duda entre tomar pescados blancos o azules después de una reducción de estómago tiene una respuesta muy sencilla. Se puede y debe consumir ambos tipos siempre y cuando la tolerancia sea buena y no genere molestias o indigestiones.

Recomendamos los siguientes artículos para mayor información:

Tanto los pescados blancos como los azules después de una reducción de estómago son esenciales por su gran aporte de proteínas de alto valor biológico. En nuestro artículo sobre el “Aporte de proteínas en la dieta, tras una operación de obesidad” podrá encontrar los motivos y claves para llevar a cabo un adecuado aporte proteico tras una operación de obesidad como el tubo gástrico, bypass gástrico o plicatura gástrica.

pescadoAzul-600x350

La diferencia principal entre ambos tipos de pescado, radica en su composición lipídica (Grasas). Los pescados azules contienen cantidades mucho más elevadas de ácidos grasos que se consideran beneficiosos para la salud, como son el omega-3. (Reducción del colesterol; Hipotensores; Antiinflamatorios…etc).  En nuestro artículo sobre “Grasas buenas y grasas malas” podrá encontrar más información relacionada con los pros y contras de cada tipo de grasa y en qué alimentos se encuentra.

En cuanto a la frecuencia de consumo, en pacientes operados de reducción de estómago lo ideal sería tomar 2-3 raciones de tamaño mediano de pescado azul a la semana y otras 2-3 de pescados blancos.

Cabe destacar que los pescados azules tienen una mayor tendencia a acumular metales pesados debido a diversos factores. Cuanto mayor tamaño tenga el pescado (Atún rojo ó pez espada por ejemplo), mayores niveles de estos metales contendrá. Por tanto, lo ideal es seleccionar pescados azules de un tamaño pequeño como pueden ser las anchoas, sardinas o boquerones, que además contienen mayor cantidad de omega-3 que otros pescados azules.

En cuanto a los pescados blancos, la acumulación de metales es menor como consecuencia de su menor contenido en lípidos. Únicamente debemos moderar el consumo de algunos, como puede ser el lenguado y la merluza.

De todas formas no hay que crear alarma si consumimos atún rojo u otros pescados que acumulan metales. La clave es moderar su consumo y alternarlo de forma adecuada con las especies que contienen menos metales.

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

El creciente consumo de productos ultraprocesados es un problema de elevada importancia para la Salu...
31 Oct 2019
El mantenimiento de las diferentes estructuras de nuestro organismo requiere de un adecuado suminist...
1 Oct 2019
El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un complejo trastorno multifactorial, poligénico, a...
28 Jun 2019