Actualidad
Artículos divulgativos
Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Edulcorantes, aliados para la obesidad y la diabetes

Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

¿Son los edulcorantes, aliados para la obesidad y la diabetes? El ser humano ha tenido una preferencia al sabor dulce desde tiempos ancestrales, hasta tal punto, que en antiguas poblaciones utilizaban el azúcar como moneda. Cuando comemos alimentos y percibimos su dulzura, asociamos esa ingesta a momento de placer, a un refuerzo o cambio de humor positivo, algunos lo consideran hasta “capricho”.

La importante tasa de obesidad y diabetes que hay actualmente en España, obliga a la tecnología alimentaria a producir alimentos enfocados a “cuidar la salud y estética corporal del consumidor” y al mismo tiempo se debe conseguir mantener las exquisitas propiedades de palatabilidad y dulzura. De este modo, se responde a la gran demanda de alimentos funcionales (alimentos y bebidas light, bajas en calorías, bajos en azúcar o bajos en grasa, con edulcorantes).

Pero en cambio, al pronunciar la palabra “edulcorante”, a veces se palpa una cierta tensión que precede de la imagen pública atemorizadora de los edulcorantes.

¿Es malo el azúcar? ¿Son mejores los edulcorantes? ¿es cierto que son cancerígenos?. Estas preguntas han creado controversias a lo largo de los años entre consumidores, sanitarios, toxicólogos y distintos profesionales de la nutrición.

Tipos de Edulcorantes:

Existen dos tipos de edulcorantes, los calóricos o también llamados nutritivos (que aportan 4 calorías por gramo) y los no calóricos o no nutritivos (que aportan 0 calorías por gramo).

Encontramos edulcorantes CON CALORIAS artificialesy naturales; entre los procesados encontramos el azúcar de pastelería, edulcorantes a base de plantas como el maíz, el azúcar moreno… y como edulcorantes naturales encontramos la fructosa de las frutas, la glucosa del maíz, la lactosa de la leche, el manitol, sorbitol…

En cambio, los edulcorantes SIN CALORIAS y ampliamente conocidos, son todos artificiales, entre ellos encontramos la Sacarina (200-700 veces más dulce que el azúcar y que se encuentra en bebidas y alimentos dietéticos), la Sucralosa (también conocida como Splenda que supera 600 veces el sabor de la azúcar), el Aspartamo (conocido como Equal o Nutrasweet y con un poder edulcorante 220 mayor que el azúcar), el acesulfamo o sal de potasio (conocido como Sweet One y que se usa en bebidas carbonatadas junto con otros edulcorantes), y el ciclamato (30 veces más dulce que el azúcar).

Beneficios de los edulcorantes:

Sustituir el uso de azúcar por edulcorantes SIN CALORIAS representa un cierto ahorro energético, no aportamos tantas calorías al cuerpo, si bien, esto sólo será efectivo si disminuimos el aporte de grasa en la dieta, es decir “no sirve de nada usar sacarina para engordar menos, si luego nos comemos un costillar”.

Tenemos que estar pendientes del consumo de azúcares, porque un exceso hace que se conviertan en triglicéridos fomentando la acumulación de grasa en el cuerpo. Pero debemos saber que el azúcar es la gasolina para que nuestro cerebro funcione bien.

Gracias a los edulcorantes no calóricos, podemos controlar el peso y la diabetes (ya que no crean picos de insulina en sangre a diferencia del azúcar)

Pero, en cambio, para la población con peso adecuado y sin diabetes, el uso de edulcorantes o de productos bajos en calorías que los contienen no tiene tanta utilidad para la prevención de la obesidad y su síndrome metabólico. En este caso, los pilares básicos para mantener un buen estado de salud y prevenir enfermedades, sería el cumplimiento de una alimentación equilibrada (variada y moderada en cantidad) y la realización de actividad física.

Además de contribuir a la prevención de la obesidad y diabetes, los edulcorantes no calóricos evitan las caries (muchos se utilizan en chucherías entre otros) y pueden ser de gran utilidad en personas mayores que tienen falta de apetito, ya que los edulcorantes son potenciadores del sabor y la tercera edad suele tener alteración en la apreciación de los sabores por una atrofia en las papilas gustativas.

¿Por qué tanto temor a los edulcorantes?

El temor de los edulcorantes entre la población, se debe a que se ha extendido entre ella y exagerado los efectos negativos que se producen si se consumen en exceso, además hace años se corrió la voz de que determinados edulcorantes eran cancerígenos, en cambio, no hay estudios que demuestren que sean cancerígenos, y sí que existen estudios que demuestran que los edulcorantes no ocasionan ningún daño y no son cancerígenos.

No obstante, igual que no es bueno consumir mucha fruta, o muchas proteínas, no es bueno abusar de los edulcorantes. Nada en exceso es bueno, si consumimos más glutamato del que se debe (producto estrella de los restaurantes chinos) podemos sufrir angustia y taquicardias. El sorbitol consumido en exceso tiene efecto laxante y podemos encontrarlo en muchos chicles sin azúcar. El aspartamo que contiene fenilalanina no se recomienda para personas padecen fenilcetonuria.

Pero un consumo excesivo de edulcorantes supondría consumir unas 20 latas de refrescos de dieta diariamente o 92 sobres de edulcorantes.

Hoy en día, casi todos los sectores de la alimentación utilizan algún endulzante. Antes de que algún edulcorante sea utilizado en la industria alimentaria, debe pasar por estudios toxicológicos, oncológicos, teratológicos, neurológicos, hematológicos, pediátricos y de nutrición. De modo que sean aprobados por organismos y comités expertos que velan por la seguridad alimentaria y aseguran que no ocasionan ningún daño grave en nuestra salud.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un complejo trastorno multifactorial, poligénico, a...
28 Jun 2019
El afrontar la diabetes conlleva ineludiblemente un cambio en el estilo de vida dónde la persona ti...
1 Jun 2017
Los dulces, azúcares y la bollería en general, suben rápidamente nuestros niveles de glucosa sang...
24 May 2017