Actualidad
Artículos divulgativos

  • Doctor in Medicine and Surgery.

  • Specialist in Bariatric and Metabolic Surgerya.

  • Chief Surgeon / Director of Obesity Clinics.

El balón intragástrico ingerible que se traga : últimos avances


  • Doctor in Medicine and Surgery.

  • Specialist in Bariatric and Metabolic Surgerya.

  • Chief Surgeon / Director of Obesity Clinics.

El deseo de poder resolver una obesidad importante sin tener que realizar una operación, es uno de los retos de la ciencia moderna. Sin embargo, por el momento sólo conseguimos pequeñas ayudas capaces de ayudar a frenar la evolución de la obesidad temporalmente. La investigación en farmacología va avanzando a pasos muy pequeños, y actualmente sólo disponemos del Orlistat (inhibidor de la absorción de la grasas en el intestino) como apoyo a un buen programa dietético; otros fármacos también eficaces, se han quedado en el camino por causar efectos adversos a la salud.

El Balón intragástrico, o cualquier objeto que ocupe parte del espacio en el estómago, es otra de las herramientas más utilizadas, por su facilidad y aparente seguridad, aunque como ya dijimos en artículos previos, “no es tan eficaz”, “ni seguro y sencillo” como parece.

Novedades con el Balón Intragástrico ingerible

El Balón Gástrico ingerible que se traga como una cápsula:

Es una gran novedad que presentó el Dr. Ortiz, Tijuana, México, en el último Congreso IFSO celebrado en Barcelona del 25 al 28 de abril de 2012. Se trata de un balón que se encuentra comprimido como en una cápsula, y que se puede tragar de forma fácil. La cápsula va conectada a un fino tubito, que permite hinchar con aire el balón cuando ya está dentro del estómago, mediante un sistema de presión controlada y con control de Rx. Una vez hinchado, el tubito se separa del balón con un pequeño tirón y se extrae fácilmente.

Como lo balones son pequeños, de 200cc, el paciente debe tragar un segundo y un tercer balón, a los 2 y 3 meses, con un volumen final de 600cc.

Las ventajas son una colocación sin endoscopia ni sedación, y adaptación perfecta y fácil por la progresividad (los balones actuales tienen una adaptación bastante molesta).

Actualmente todavía se encuentra en fase de desarrollo, y de momento es necesario la extracción mediante endoscopia, aunque se encuentra en estudio una posible eliminación espontánea por heces, sin peligro para el paciente.

Recomendamos los siguientes artículos para mayor información:

El Balón Gástrico Ajustable

Estos balones ya pueden ser utilizados desde hace unos 2 años, y han nacido como alterativa a la colocación de un segundo balón tras la retirada del primero, permitiendo abaratar costes: En lugar de cambiar el balón a los 6 meses (opción más costosa), diseño un balón que pueda hincharse más y aumentarse de tamaño cuando ya no es eficaz. La idea preliminar es buena, pero cada vez que se tiene que hinchar es necesaria otra gastroscopia con sedación!. Además, cada vez que se hincha, el estómago se dilata más en un intento de adaptación, que puede llegar a ser peligroso y dejar una pared gástrica demasiado adelgazada e hipotónica.

Poner un segundo balón tras retirar el primero a los 6 meses:

El Balón intragástrico debe retirarse a los 6 meses. Es el periodo de seguridad para prevenir roturas espontáneas del mismo por la acción del ácido del estómago sobre la silicona del balón. ¿Porqué no hacemos entonces balones más resistentes?. Pues porque el estómago se dilata poco a poco, y es capaz de dejar un espacio para el balón, y otro para hacer la digestión. Esto empieza a notarse a partir del 4º y 5º mes de llevar el balón, y sobre todo en varones grandes comedores.

La conclusión es que al 6º mes, cuando hemos de quitar el balón por caducidad, éste ya no es eficaz porque el estómago se ha dilatado. Si al quitarlo lo cambiamos inmediatamente por uno nuevo para que pueda durar otros 6 meses más, lo más probable es que la eficacia sea mínima o nula!.

De manera que poner segundos balones para conseguir tener más tiempo un balón dentro del estómago, rara vez es eficaz, y por ello no es necesario desarrollar balones que tengan una mayor durabilidad.

Sólo cuando se deja pasar unos 3-4 meses entre la retirada del primer balón y la colocación del segundo balón, se ha demostrado cierta eficacia. El inconveniente es que obliga a mas endoscopias y es caro.

En resumen, tenemos por delante un campo muy atractivo para el balón intragástrico, pero no olvidemos que siempre se tratará de un elemento de apoyo a un buen trabajo multidisciplinar de cambio de hábitos, y que en obesidades severas y mórbidas, desgraciadamente no puede sustituir una operación de obesidad.

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Tras la colocación del Balón Gástrico, el paciente debe seguir una dieta progresiva, en la que ir...
2 May 2018
Fructosa, jarabe de glucosa, maltodextrina, sacarosa, sorbitol, galactosa, dextrosa, miel de caña, ...
30 Nov 2017
Con el balón ingerible y excretable el paciente pasa por una experiencia más liviana, dónde no re...
27 Jun 2017