Actualidad
Artículos divulgativos
Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Alimentación después de una operación de obesidad

Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Es muy importante  especificar la alimentación después de una operación de obesidad. La propia operación de obesidad, obliga al paciente, a modificar hábitos alimenticios sin que le suponga un gran esfuerzo. La operación facilita la selección de alimentos y técnicas culinarias saludables, el paciente puede comer todo tipo de alimentos pero debe vigilar la calidad nutricional global de su dieta, prestando atención a cuándo comemos, cómo comemos y qué comemos.

La alimentación que debe seguir un paciente operado de Bypass gástrico o reducción de estómago, es la misma que debe seguir un paciente no operado, es decir, una alimentación sana, equilibrada y variada que incluya todo tipo de alimentos, pasta arroz, legumbres, carne, pescado, huevo, verduras, fruta, frutos secos, pan…

Recomendamos los siguientes artículos para mayor información:

escucha interna 600x350

Las 5 ingestas diarias

La única diferencia del paciente operado de  reducción de estómago es que come menor cantidad de alimentos porque tiene un estómago más pequeño, que le permite saciarse con lo que cabe en un plato de postre aproximadamente. Por ello, es importante no saltarse ninguna de las 5 ingestas diarias recomendadas (Desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena) dejando pasar un intervalo de entre 2-3 horas entre las ingestas, evitando periodos de ayuno prolongados que pueden conllevar a padecer acidez. Además, se pueden incrementar las ingestas hasta 7 diarias, a modo de un segundo almuerzo o una segunda merienda, sobretodo en pacientes que requieren un aumento de las necesidades energéticas, como por ejemplo cuando un paciente realiza diariamente deportes de alta intensidad. También se aconseja beber agua fuera de las comidas para que ésta no “engañe” al estómago proporcionando saciedad y así comamos más cantidad de alimento y la digestión sea mejor.

Calidad nutricional

El paciente operado deberá vigilar que cada ingesta realizada tenga una calidad nutricional elevada, “se come poco, pero se debe comer bien”, por ello, se deben tomar alimentos y bebidas nutritivas, dejando en un plano muy secundario alimentos industriales prefabricados ricos grasos o en azúcares (repostería, bollería, snacks, refrescos, algunos zumos…), esto no quiere decir que este tipo de alimentos esté prohibido, sino que su consumo debe ser muy limitado y esporádico porque aportan un exceso de calorías que pueden perjudicar la pérdida o el mantenimiento del peso saludable.

Técnica de cocina

Otra de las cosas que se deben vigilar, sobretodo durante los dos primeros años, son las técnicas utilizadas para cocinar, las cuales deben ser poco grasas para favorecer la perdida de peso del paciente, y al mismo tiempo deben proporcionar texturas blandas y jugosas para facilitar la tolerancia de los alimentos. Por ejemplo los hervidos, cocidos, guisos u papillote, son formas de cocinar poco grasas que hidratan y reblandecen los alimentos, sobretodo las carnes, en cambio los fritos y rebozados deben evitarse, así como técnicas que deshidratan y secan a los alimentos (como por ejemplo la plancha). No es lo mismo la textura de la ternera a la plancha, que la de un guiso de ternera, o la de la pechuga de pollo a la plancha, que la del muslo de pollo al horno acompañado de vino blanco y cebolla. Para reblandecer los alimentos también podemos acompañarlo de salsas no grasas que lo vuelvan a hidratar (vino blanco, cerveza, tomate…)

Condiciones espacio-temporales

Otro aspecto a tener en cuenta tras una operación de reducción de estómago, son las condiciones espacio-temporales en las que el paciente debe comer, que debe ser en un ambiente relajado, comer sin prisas, masticando bien los alimentos, sin estar realizando mientras otras actividades, dedicando tiempo a la comida, escuchándose a sí mismo para identificar la sensación de saciedad, para saber cuánta cantidad de comida cabe y cómo varía esta cantidad en función de qué alimento se trate o cómo esté cocinado. Es aconsejable el uso de platos de postre para reducir las cantidades y el uso de cubiertos de postre en caso de que se coma rápido.

En nuestra alimentación, se puede comer de todo, pero se debe comer saludablemente.

 

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

El creciente consumo de productos ultraprocesados es un problema de elevada importancia para la Salu...
31 Oct 2019
El mantenimiento de las diferentes estructuras de nuestro organismo requiere de un adecuado suminist...
1 Oct 2019
Los pacientes intervenidos de una operación de bypass gástrico, que desean seguir una dieta ovolac...
30 Abr 2019