Actualidad
Artículos divulgativos
Publicado el 23 de diciembre de 2021
Publicado el 23 de diciembre de 2021

Manga gástrica: Todo lo que debe saber sobre esta operación

2ª Cirujano Jefe. Cirujano Bariátrico y Metabólico.

Es importante aclarar la información más relevante sobre la manga gástrica, que es la operación que más se realiza en todo el mundo para el control de la obesidad, y sobre la que tantas veces se generan muchas “habladurías”.

La manga gástrica, también conocido “sleeve gástrico“(del término manga en inglés), o tubo gástrico, es una intervención relativamente joven, que ha ganado gran popularidad en los últimos años. Aunque es interesante saber, que ya hace décadas que venía utilizándose la manga gástrica como la primera parte de otra técnica llamada cruce duodenal. Así que la novedad ha venido, por ser empleada la Manga Gástrica de forma aislada, sin añadir otros procedimientos técnicos a la operación.

Como siempre, la gran popularidad, ha creado en torno a la manga gástrica una serie de mitos, que trataremos de aclarar:

¿Es la mejor operación para tratar la obesidad?

Debemos cambiar la idea de que hay unas operaciones mejores que otras, por el concepto de que cada persona con obesidad tiene su “mejor” operación. Es decir, su operación ideal.

  • La selección de la intervención debe hacerse de manera individualiza, adaptándola a las características específicas de cada persona.

Por eso es primordial, ponerse en manos de cirujanos y equipos multidisciplinares que tengan amplia experiencia no solo en la manga gástrica, sino también en otras operaciones que igualmente han demostrado ser eficaces y seguras, como el bypass gástrico en Y-Roux y el bypass tipos SADIS.

De esta manera el cirujano podrá recomendarle la técnica que le ayudará a alcanzar su peso saludable, y que las enfermedades asociadas a la obesidad que padezca mejoren o se solucionen. Y todo ello con mínimos efectos secundarios.

Consulta médica

¿Es útil y recomendable en todos los casos de obesidad?

La popularidad de esta operación ha hecho que muchas personas obesas se sientan atraídas y soliciten esta intervención. Sin embargo, no todos se beneficiarán por igual de ella.

¿Existe un candidato ideal?

En términos generales, aquellos pacientes habituados a comer grandes cantidades, con capacidad para la vida activa y con una obesidad grado II/III (IMC entre 35 y 45 kg/m²) obtendrán unos excelentes resultados.

Sin embargo, en pacientes con diabetes en tratamiento con insulina, con obesidades muy importantes (IMC > 50 kg/m²), con síndrome metabólico severo (diabetes, hipertensión arterial, colesterol o triglicéridos elevados) o con grandes hernias de hiato o reflujo gastroesofágico severo, por ejemplo, se beneficiarán más de otras operaciones.

Sin olvidar nunca, que el éxito de la operación depende en gran medida de una adecuada selección de la técnica, pero también y no menos relevante, de que la persona obesa operada adopte un estilo de vida saludable (que debe incluir una alimentación equilibrada, actividad física regular y una buena relación emocional con los alimentos).

¿Es la manga gástrica la operación “menos agresiva”?

Existe el concepto erróneo de pensar que, a menor agresividad, mayor seguridad o lo que es lo mismo, menor probabilidad de complicaciones. Y no es del todo correcto.

La manga gástrica es una operación sencilla y segura. Pero no más segura que el bypass gástrico o el Sadi-s, siempre que estas se realicen por cirujanos expertos habituados a este tipo de operaciones.

En la actualidad, la probabilidad de tener una complicación postoperatoria graves es menor del 2-3%, similar a otras operaciones percibidas como más sencillas, como por ejemplo la extirpación del útero o la vesícula, o la colocación de una prótesis de rodilla.

La manga gástrica, extirpamos un parte importante del estómago de forma que el volumen de comida que admite este “nuevo” estómago es menor, y esto, junto con los cambios que produce en determinadas hormonas del tubo digestivo (ghrelina, GLP-1,…), hace que el paciente reduzca considerablemente su peso y sus enfermedades.

  • No obstante fíjese, hemos dicho extirpamos. Es decir, no es una operación reversible.

Y si, eso es bueno, porque los pacientes que sufren una obesidad severa no necesitan un estómago tan grande, sino un “nuevo estómago” que les permita comer de todo, pero en pequeñas cantidades, para así mantener la pérdida de peso a lo largo de los años.

Por último, en esta operación no se salta o “bypasea” ningún segmento del intestino delgado y en este aspecto, si se puede considerar menos agresiva que el bypass o el Sadi-s. Y este hecho hace que sea la técnica más recomendable en pacientes con determinadas enfermedades, como por ejemplo la enfermedad de Crohn, o también en aquellos con problemas graves en el hígado (cirrosis).

¿Podré comer de todo y hacer una vida normal?

Sí, por supuesto.

El estómago sigue funcionando con normalidad, sin embargo, tiene un volumen mucho menor. Pasa de poder albergar hasta 1500 cc de líquido y alimentos, a tan solo unos 200-250 cc. Pero el funcionamiento, o como decimos técnicamente: la fisiología del estómago sigue siendo la misma que antes de la operación. No hay alimentos mal tolerados o que sienten mal.

El paciente únicamente debe aprender a comer más despacio y masticando bien los alimentos, recordando que su estómago ahora es un “tubo o manga estrecha” y no una “gran bolsa”. Debe aprender a identificar la sensación de plenitud, que ahora será mucho más precoz.

De esta forma no tendrá ninguna molestia ni vómitos, y podrá hacer una vida completamente normal. Los vómitos, pasadas las primeras semanas, nos indican que el paciente no se está alimentado de la manera correcta o que hay algún problema que no deja que el estómago se vacíe correctamente.

¿Se dilata el estómago con el tiempo? ¿Eso me hará volver a engordar?

Es probablemente la mayor preocupación de los pacientes con obesidad. Volver a recaer tras la cirugía, al igual que después de tantas dietas.

Sin embargo, con una adecuada selección y una técnica quirúrgica correcta, que deje un estómago perfectamente tubular, junto con una reeducación nutricional y psicológica los primeros años después de la cirugía, el éxito está prácticamente asegurado.

La mayoría de los estudios científicos internacionales publicados demuestran que, a los 5 años de la cirugía, el 70% de los pacientes han perdido la mayor parte de su exceso de peso y lo han mantenido en el tiempo.

abdomen

Una operación que deja el estómago perfectamente tubular, no se dilatará fácilmente. Tan solo puede aparecer como consecuencia de una ingesta excesiva y persistente. Pero si durante la cirugía, se queda un bolsón en la parte más alta del estómago, el estómago si se puede dilatar más fácilmente en el primer año de la cirugía. Es un error posible en cirujanos con menos experiencia en pacientes con obesidad, por la mayor dificultad de este punto, y porque son necesarios sistemas de separación hepática adecuados para llevarlo a cabo.

En otros casos, la reganancia ponderal no se debe a la dilatación de la manga gástrica, sino a la ingesta continuada de alimentos muy calóricos (bollería, dulces, embutidos…) en pequeñas cantidades (picotear).

Por eso, el éxito se basa en estos pilares:

  1. Adecuada selección del paciente (“no vale” para todos los pacientes).
  2. Correcta técnica quirúrgica (cirujanos expertos).
  3. Hábitos saludables mantenidos a lo largo de toda la vida (reeducación nutricional y psicológica, junto con actividad física).

En caso de que se produzca reganancia del peso perdido, o bien una pérdida insuficiente, se debe estudiar nuevamente al paciente de forma minuciosa, tratando de identificar las causas. Si está indicado, se podría realizar una segunda intervención, generalmente bypass gástrico o SADI, que al saltar parte del intestino añadirían el componente hipoabsortivo que le falta a la manga gástrica. Dado que estas segundas intervenciones son más complejas, es imprescindible que sean realizadas por cirujanos expertos no solo en cirugía de la obesidad, sino en cirugía de revisión.

Si tengo hernia de hiato y reflujo ¿puedo hacerme una manga gástrica?

Primero debemos conocer que es una hernia de hiato, y por qué se produce el reflujo. Cuando la parte superior del estómago se desliza más de 2 cm hacia la cavidad torácica por el hiato (orificio del diafragma), decimos que hay una hernia de hiato. Es muy frecuente en la obesidad, debida a la sobrepresión abdominal. El problema de la hernia de hiato es que se asocia a reflujo gastroesofágico. Es decir, a que el contenido ácido del estómago suba al esófago más veces y durante más tiempo de lo normal, produciendo sensación de quemazón (ardor).

Dado que este es un problema común en las personas con obesidad es necesario hacer un estudio preoperatorio que incluya un examen del esófago y estómago mediante la gastroscopia.

En el caso de encontrar hernia de hiato muy grande o reflujo complicado (esofagitis graves, esófago de Barret…), sería más recomendable la realización de un bypass gástrico. De lo contrario, en estos casos, el tubo gástrico podría agravar la sintomatología. En los casos de reflujos leves, y tras un completo estudio que puede incluir más pruebas (phmetría/impedanciometría…), puede considerarse realizar una manga gástrica, cuidando al máximo los aspectos técnicos (corrección herniaria, evitar estenosis y torsiones). Ya que la pérdida de peso ha demostrado que mejora el reflujo.

¿Es la manga gástrica la técnica que menos suplementación de vitaminas necesita?

Si, al no saltar ninguna parte del intestino delgado, se absorbe todo lo que se ingiere y no hace falta tomar suplementos de vitaminas o minerales (hierro, calcio…) a largo plazo. Salvo que el paciente presente alguna carencia previa a la operación. Por ejemplo, es muy común el déficit de VIT D en los pacientes con obesidad.

Durante los primeros 6 meses, en los que se produce la mayor pérdida de peso, se suele recomendar la toma del algún complejo vitamínico, para reducir la sensación de cansancio. Algo también habitual en todos los tratamientos dietéticos.

vitaminas

¿Debo hacer seguimiento médico después de operarme de manga gástrica?

Los dos primeros años se recomiendan revisión médica al menos cada 6 meses, siendo lo óptimo el primer año un seguimiento al menos cada 2-3 meses. Pasado este tiempo, es recomendable realizarse una revisión médica anual que incluya una analítica completa, así como gastroscopia a los 5 años, aunque no se tengan síntomas digestivos.

Conclusión

La manga gástrica es el tratamiento quirúrgico frente a la obesidad más realizado en el mundo. En las manos de cirujanos expertos que cuentan con equipos multidisciplinares con experiencia, son cirugías muy seguras y efectivas. Pero la manga gástrica “no sirve” para todos los pacientes, y no necesariamente es la mejor para usted.

Para evitar mitos y confusiones, es imprescindible un estudio riguroso por un equipo experto en cirugía bariátrica. Acuda a él, y no tome decisiones de antemano.

 

Padezco obesidad, desearía una recomendación, “Historia Clínica de Obesidad”
Quiero conocer el  «Coste de nuestros tratamientos»
Deseo saber más sobre la  «Manga Gástrica»
Leer más artículos sobre «Manga Gástrica»
¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
cargandoCargando...

Escriba su comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Todos conocemos la importancia que tiene el descanso para la salud, pero… ¿Qué comer para do...
30 Jun 2022
resultados
En el siguiente artículo se resume nuestra experiencia en la intervención de Manga Gástrica y sus...
12 Ene 2022
La operación de manga gástrica laparoscópica, también conocida como tubo gástrico, gastrectomí...
16 Dic 2021