Actualidad
Artículos divulgativos
Salvador Ferrando Herranz
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Consumo de refrescos tras una reducción de estómago

Salvador Ferrando Herranz
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

El consumo de refrescos tras una reducción de estómago Bypass gástrico debe ser evitado en la medida de lo posible.

Recomendamos leer los siguientes artículos:

Consideramos refresco, a toda aquella bebida con o sin alcohol, y generalmente con gas, elaborada con extractos vegetales, agua y casi siempre «demasiado azúcar».

Tanto en personas sanas cómo en aquellas intervenidas de Bypass gástrico, puede causar problemas metabólicos (en diabéticos o prediabéticos) y de peso a corto y largo plazo. Los motivos principales son los siguientes:

– La gran cantidad de azúcares que contiene (31,8 gramos de azúcar por cada lata de 300 mL, alrededor de 6 sobres de azúcar). En este artículo podemos encontrar más información sobre los azúcares y sus efectos negativos sobre la salud.

Consumo de refrescos 600x350

– El consumo de refrescos aporta además gran cantidad de fosfatos,  este componente, unido a una dieta con aporte inadecuado de calcio, produce pérdida de masa ósea y por tanto debilitamiento del hueso.

– También son conocidos los efectos negativos de la cafeína sobre la absorción de calcio y formación de hueso, lo que unido al factor anterior, aumenta las probabilidades de sufrir patologías óseas en el futuro. Además, la cafeína puede producir nerviosismo, ansiedad, taquicardias y otros síntomas desagradables en personas sensibles a esta sustancia.

– La deshidratación (a pesar de ser paradójico por tratarse de una bebida), también puede ocasionarse tras un consumo excesivo de bebidas azucaradas. Esta gran cantidad de azúcares,  producen alteraciones electrolíticas que derivan en deshidratación, aumentando así cada vez más la ingesta de estas bebidas.

– Por otra parte, el gas ingerido tras el consumo de refrescos puede derivar en varios problemas. Entre ellos, distensión abdominal, gases, meteorismo, reflujo… Además, también parece ser que la distensión estomacal producida, a largo plazo puede aumentar la capacidad total del mismo, ocasionando mayor cantidad de alimentos por toma.

Por tanto, resumiendo los datos anteriormente expuestos, podemos determinar que el consumo de refrescos tras una reducción de estómago debe evitarse en todas las facetas de la dieta. Se trata de un producto con más inconvenientes que ventajas y que por tanto daña nuestra salud.

 

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Los pacientes intervenidos de una operación de bypass gástrico, que desean seguir una dieta ovolac...
30 Abr 2019
En consulta, el nutricionista ayuda a organizar los horarios de las ingestas y a identificar que ali...
30 Abr 2019
Es imprescindible que los pacientes de cirugia bariátrica cuiden la alimentación en fallas....
1 Mar 2019