Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

cerrar

¿Cómo aumentar el consumo de ácido fólico?

Victor Fandos
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Máster en formación del profesorado
Máster en Coaching de la salud
Dietista-Nutricionista

En los pacientes intervenidos de cirugía bariátrica es muy importante el control de los niveles vitamínicos. El ácido fólico lo podemos encontrar en diferentes alimentos como las legumbres, los vegetales de hoja verde y las vísceras como el hígado.

En este artículo vamos a explicar una duda muy frecuente en nuestros pacientes: ¿cómo aumentar el consumo de ácido fólico? En los pacientes intervenidos de cirugía bariátrica es muy importante el control de los niveles vitamínicos debido a su reducida ingesta de alimentos durante los primeros meses.

El ácido fólico es una vitamina del grupo B, denominada B9. Entre sus funciones principales podemos encontrar:

  • Ayuda en el crecimiento de los tejidos y en el trabajo celular
  • Ayuda a la formación de los glóbulos rojos (ayuda a prevenir la anemia)
  • Ayuda a producir ADN, el pilar fundamental del cuerpo humano, que transporta información genética.
  • Participa en la transferencia de moléculas de carbono, indispensables para sintetizar todo tipo de compuestos.
  • Interviene en el desarrollo del sistema nervioso.

ácido fólico

Fuentes de ácido fólico.

El ácido fólico lo podemos encontrar en diferentes alimentos como las legumbres, los vegetales de hoja verde y las vísceras como el hígado. En esta tabla podrás encontrar los alimentos más ricos en ácido fólico.

Resaltar que las cantidades observadas en la tabla son de los alimentos en crudo. Dependiendo el procesado que sufran estos alimentos su contenido en folatos puede variar bastante.

Recomendaciones de ácido fólico.

Las recomendaciones de consumo diario de ácido fólico según las Recomendaciones Dietéticas Españolas son las siguientes:

Como se observa en la tabla, el momento en el cual se recomienda una mayor ingesta de ácido fólico es durante el embarazo.

El ácido fólico es una ayuda indispensable durante el embarazo. Su función es la de prevenir los defectos del tubo neural en el feto, es decir, aquellos problemas que puedan surgir en el cerebro o en la médula espinal.

No obstante, el ácido fólico es útil siempre que se tome antes de la concepción y en las semanas iniciales del embarazo. Esto se debe a que los defectos del tubo neural se suelen original durante las primeras cuatro semanas de embarazo.

Por ello, es importante tener suficiente ácido fólico en el organismo de la mujer antes del embarazo, y para ello se recomienda que lo tomen en edad fértil.

 

Pérdidas de ácido fólico durante el cocinado

Los folatos son sensibles a la luz, los ácidos, los álcalis, los oxidantes y los reductores. Por su carácter hidrosoluble también pueden perderse con el agua de cocción de los alimentos. Por ello, se estima que prácticamente el 50% del contenido inicial de folatos en los alimentos se pierden en los procesos culinarios. La elaboración al vapor o la fritura conducen a pérdidas del contenido inicial en folatos que pueden alcanzar el 90%. Las verduras pierden casi el 70% de su contenido en folatos al hervirlas durante 8 min, en gran parte por disolución en el agua de cocción.

 

Posibles deficiencias de ácido fólico en cirugía bariátrica y cómo prevenirla

En las sociedades occidentales aproximadamente el 10 % de la población tiene dietas inadecuadas, teniendo mayor incidencia en mujeres, ancianos y personas institucionalizadas.

La malnutrición es la causa más común de la deficiencia de ácido fólico, afectando grandes áreas de Asia y África en las cuales se considera que de un cuarto a la mitad de algunas de estas poblaciones son probablemente deficientes.

La dieta actual, rica en proteínas y baja en hidratos de carbono, con el consiguiente déficit en la ingesta de cereales, frutas y vegetales, supone un riesgo en el déficit de ácido fólico en la población general.

Por otro lado, existen pocos datos acerca de la prevalencia del déficit en pacientes obesos previo a la cirugía bariátrica. El déficit postoperatorio de ácido fólico parece inferior al que presentan otras vitaminas hidrosolubles en pacientes tratados con suplementos.

Los estudios encuentran deficiencias en el 8-47% de los casos tras técnicas mixtas como el By-Pass y en el 44 al 65% de los pacientes tras técnicas restrictivas puras como el tubo gástrico.

La cirugía bariátrica incrementa el riesgo de desarrollar déficit de ácido fólico en pocos meses, en relación con disminución de ingesta, malabsorción y, principalmente, por la mala adherencia a la suplementación vitamínica recomendada.  Pero, si se lleva un adecuado uso de la suplementación vitamínica (400mcg/día), los casos de deficiencia de ácido fólico se reducen drásticamente.

El déficit de ácido fólico es asintomático en la mayoría de los pacientes y, por tanto, difícil de diagnosticar. Provoca anemia megaloblástica y síntomas neurológicos como el déficit de memoria, irritabilidad, hostilidad, e incluso comportamientos paranoicos en casos severos. A pesar de que la absorción de folato se produce preferentemente en la porción proximal del intestino delgado, tras la adaptación post-operatoria puede ocurrir a lo largo de toda la longitud del intestino delgado.

En la actualidad se recomienda la suplementación sistemática con polivitamínicos en pacientes intervenidos mediante técnicas malabsortivas, que contengan al menos 400 mcg de ácido fólico.

Toxicidad

El ácido fólico no produce toxicidad incluso cuando se ingiere en cantidades que supongan 100 veces los requerimientos mínimos. Esto es debido a su carácter hidrosoluble. Las cantidades ingeridas en exceso tienden a ser eliminadas en orina y no a acumularse en los tejidos como ocurre en el caso de las vitaminas liposolubles. Por ello, no se han descrito efectos tóxicos de la vitamina cuando se ingiere a través de la dieta.  Lo mismo ocurre cuando el ácido fólico se ingiere en forma de suplemento farmacológico y está debidamente pautado.

Conclusión

El ácido fólico es una vitamina esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. En el caso de la cirugía bariátrica el riesgo de sufrir un déficit de esta vitamina aumenta. Es por ello que necesitamos saber cuales son las fuente principales de esta vitamina y como cocinarlas para que no se reduzca su contenido. Además, en el caso de técnicas malabsortivas como el By-Pass Gástrico es muy importante que los pacientes cumplan la pauta de suplementación dictada por el especialista.

 

Artículo escrito en colaboración con Jaime Martínez Lluch, alumno en prácticas del doble grado en Farmacia y Nutrición humana y Dietética.

los comentarios están cerrados

Tratamientos
Información
Contacto
Consulta Virtual

Contacto

Avda. de Tamarindos 23, bajo
46015 Valencia · España
CENTRO COORDINADOR

Hospital San Rafael
C/ Serrano 199
28016 Madrid · España

TEL. 900 604 604
Info: consultas@obesitas.es

Puedes seguirnos en:

Suscríbase a nuestra revista online:

Acepto la Política de privacidad

Share This