Actualidad
Artículos divulgativos

La Autoestima y la Obesidad


La Autoestima y la obesidad es el sentimiento valorativo de nuestro ser, de nuestra manera de ser, de quienes somos nosotros, del conjunto de rasgos corporales, mentales y espirituales que configuran nuestra personalidad. La autoestima suele mejorar enormemente tras una operación de Bypass Gástrico.

Esta se aprende, cambia y la podemos mejorar. Es a partir de los 5-6 años cuando empezamos a formarnos un concepto de cómo nos ven nuestros mayores (padres, maestros), compañeros, amigos, etc, y las experiencias que vamos adquiriendo.

Según como se encuentre nuestra autoestima, ésta es responsable de muchos fracasos y éxitos, ya que una autoestima adecuada, vinculada a un concepto positivo de mí mismo, potenciará la capacidad de las personas para desarrollar sus habilidades y aumentará el nivel de seguridad personal, mientras que una autoestima baja enfocará a la persona hacia la derrota y el fracaso. Conozcamos más sobre la autoestima y la obesidad.

La Autoestima y la Obesidad

Valorar nuestra “Autoestima”

La autoestima y la obesidad es importante porque es nuestra manera de percibirnos y valorarnos como así también moldea nuestras vidas.

Una persona que no tiene confianza en sí misma, ni en sus propias posibilidades, puede que sea por experiencias que así se lo han hecho sentir o por mensajes de confirmación o desconfirmación que son trasmitidos por personas importantes en la vida de ésta, que la alientan o la denigran.

Otra de las causas por las cuales las personas llegan a desvalorizarse, es por la comparación con los demás, destacando de éstos las virtudes en las que son superiores, por ejemplo:

Sienten que no llegan a los rendimientos que otros alcanzan; Creen que su existencia no tiene una finalidad, un sentido y se sienten incapaces de otorgárselo; Sus seres significativos los descalifican y la existencia se reduce a la de un ser casi sin ser.

No llegan a comprender que todas las personas son diferentes, únicas e irrepetibles, por lo que se consideran menos que los demás.

Características de la autoestima positiva

Cree firmemente en ciertos valores y principios, está dispuesto a defenderlos aún cuando encuentre fuerte oposiciones colectivas, y se siente lo suficientemente segura como para modificar esos valores y principios si nuevas experiencias indican que estaba equivocada.

Es capaz de obrar según crea más acertado, confiando en su propio juicio, y sin sentirme culpable cuando a otros le parece mal lo que haya hecho.

No emplea demasiado tiempo preocupándose por lo que haya ocurrido en el pasado, ni por lo que pueda ocurrir en el futuro.

Tiene confianza por su capacidad para resolver sus propios problemas, sin dejarse acobardar por los fracasos y dificultades que experimente.

Se considera y realmente se siente igual, como persona, a cualquier otra persona aunque reconoce diferencias en talentos específicos, prestigio profesional o posición económica.

Da por supuesto que es una persona interesante y valiosa para otros, por lo menos para aquellos con quienes se asocia.

No se deja manipular por los demás, aunque está dispuesta a colaborar si le parece apropiado y conveniente.

Reconoce y acepta en sí mismo una variedad de sentimientos e inclinaciones tanto positivas como negativas y está dispuesta a revelarlas a otra persona si le parece que vale la pena.

Es capaz de disfrutar diversas actividades como trabajar, jugar, descansar, caminar, estar con amigos, etc.

Es sensible a las necesidades de los otros, respeta las normas de convivencia generalmente aceptadas, reconoce sinceramente que no tiene derecho a mejorar o divertirse a costa de los demás.

La autoestima y la obesidad

La falta de autoestima puede contribuir a la aparición de un trastorno alimenticio de muchas maneras.

Tener un pobre concepto de uno mismo a menudo conduce a un sentimiento de inseguridad, como cuando anticipamos un fracaso o un rechazo, y este trastorno puede desembocar en un sentimiento de ansiedad que a veces se alivia con la comida.

El problema con la comida, que tiene su origen en una imagen equivocada de nosotros mismos con un sentimiento de inferioridad, lleva a una infravaloración cada vez mayor que intensifica el concepto negativo de uno mismo.

Se puede creer que todo lo que se necesita para aliviar el autoconcepto negativo es señalar los hechos a la persona, demostrarle que en realidad es atractiva, competente y agradable. Por desgracia eso no es suficiente. No podemos cambiar nuestro propio concepto mediante una simple información objetiva.

Una vez que se presenta un cuadro de apetito compulsivo éste puede pasar a controlar todos los aspectos de la vida de una persona. En otras palabras, se origina por una determinada causa pero después empieza a servir para otros propósitos, a veces la razón original que llevó a la compulsión ya no existe y, sin embargo, el problema se mantiene en el individuo por otras razones que han surgido posteriormente.

 

Mª Luisa Vidal
Psicóloga Clínica

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

ortorexia
La ortorexia es un trastorno alimentario que se caracteriza por la obsesión de comer comida conside...
26 Jul 2019
En la población general, el riesgo percibido sobre el consumo de azúcar y la obesidad es menor en ...
30 Abr 2019
En el siguiente artículo tratamos la adicción al azucar, los síntomas que genera y las consecuenc...
1 Mar 2019