Se advierte al usuario del uso de cookies propias y de terceros de personalización y de análisis al navegar por esta página web para mejorar nuestros servicios y recopilar información estrictamente estadística de la navegación en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar su configuración u obtener más información.

cerrar

Mi vida y mi dieta después de operarme de cálculos en la vesícula

Victor Fandos
Graduado en Nutrición Humana y Dietética
Máster en Coaching de la salud
Dietista-Nutricionista

Durante las primeras semanas tras la intervención, es conveniente que mantenga una dieta pobre en grasas, para facilitar una posible adaptación del hígado a la nueva situación.

Tengo cálculos o “piedras” en la vesícula, y la tienen que extirpar. ¿Tendré una vida normal?, ¿Debo seguir alguna dieta después de operarme de cálculos en la vesícula? Este artículo puede ayudarle a resolver sus dudas.

¿Qué es la vesícula biliar?

La vesícula biliar es un órgano situado bajo el hígado, con una característica forma de pera. En su interior se almacena la bilis formada en el hígado. Su función principal es acumular bilis, para liberarla cuando se ingieren grasas, facilitando su absorción. La bilis se compone de: agua (en su mayoría), ácidos biliares, pigmentos biliares (bilirrubina), colesterol y sales biliares (derivados del colesterol).

La bilis es transportada, desde la vesícula biliar, por un conducto (conducto biliar común) que une al hígado y al duodeno, lugar donde tendrá lugar la emulsión y digestión de las grasas. Posteriormente, en el íleon terminal estos ácidos biliares serán en gran parte reabsorbidos y reutilizados por el hígado para volver a formar bilis.

Cálculos en la vesícula

¿Por qué se forman los cálculos en la vesícula?

Cuando la vesícula no se contrae y no se vacía cada día, la bilis estancada en su interior se va espesando y finalmente se producen microcristales. A partir de estos microcristales, se desarrollan los cálculos en la vesícula o cálculos biliares, que pueden alcanzar distintos tamaños. Una vez formados los cálculos grandes (mayores de 1-2 cm) ya no se pueden deshacer, y quedan en el interior de la vesícula de por vida. Los de menor tamaño, podrían expulsarse puntualmente a través del conducto de la vesícula (cístico), pero esto puede acarrear problemas como el taponamiento del conducto o la irritación del páncreas (pancreatitis). Ambos cuadros pueden ser graves, y la mejor opción es evitar que sucedan con la extirpación de la vesícula.

¿Por qué se extirpa la vesícula que tiene cálculos biliares?

Muchos creen o esperan, que puedan extirparse los cálculos de la vesícula, manteniendo la vesícula. Sin embargo, no puede realzarse así, porque el origen primario es una vesícula enferma, que no se contrae y no se vacía, facilitando la formación de cálculos en la vesícula, y en esos casos la vesícula siempre vuelve a producir cálculos.

El tratamiento definitivo y seguro siempre es la extirpación de la vesícula biliar. Prácticamente siempre se realiza por laparoscopia (colecistectomía laparoscópica), con postoperatorio poco molesto, y una rápida recuperación que no requiere ingreso hospitalario. Se le puede dar el alta hospitalaria al paciente después de unas horas de la extirpación de la vesícula.

¿Debo seguir una dieta concreta hasta que me extirpen la vesícula?

Sí, y además es muy importantes seguirla a rajatabla. Si el paciente come alimentos con mucha grasa, teniendo la vesícula llena de cálculos (especialmente los pequeños), puede causar que estimule a la vesícula a una fuerte contracción, y que expulse cálculos a la vía biliar y al páncreas, pudiendo provocar problemas graves.

Debe mantener una dieta muy pobre en grasas, y además evitar las ingestas abundantes, hasta que le extirpen la vesícula.

¿Es necesario seguir una dieta concreta cuando ya me han extirpado la vesícula?

Durante las primeras semanas tras la intervención, es conveniente que mantenga una dieta pobre en grasas, para facilitar una posible adaptación del hígado a la nueva situación.

Esa dieta y los cuidados deben prolongarse durante al menos 4 a 6 semanas.

Los síntomas más frecuentes en caso de padecerlos serían:

  • Nauseas.
  • Vómitos.
  • Molestias tipo retortijones.
  • Gases y sensación de hinchazón, y ocasionalmente deposiciones blandas.

Al cabo de dos o tres semanas, dependiendo de la tolerancia de cada persona, se deben ir incorporando alimentos más grasos de forma gradual, hasta llegar al mes de la intervención con una dieta normal.

Posteriormente, a lo largo de la vida, el paciente que NO tiene vesícula, no suele padecer especiales problemas o notar limitaciones digestivas. Puntualmente, algunos pacientes pueden tener molestias con ingestas muy abundantes y/o excesivamente grasas, especialmente las saturadas y modificadas por el método de cocinado.

En la siguiente infografía veremos cómo debe ser la dieta inmediatamente posterior a la intervención, y una vez recuperados, cuáles son los alimentos recomendados y cuales los que deberemos evitar durante el primer mes tras la operación de cálculos en la vesícula.

 

Cálculos en la vesícula

Tratamientos
Información
Contacto
Consulta Virtual

Contacto

CLINICA OBÉSITAS
Avda. de Tamarindos 23, bajo
46015 Valencia · España

TEL. +34 963 470 535
Horario: de Lunes a Viernes
de 10-14h y de 16-20h.

Clínica tratamiento obesidad

Puedes seguirnos en:

Suscríbase a nuestra revista online:

Acepto la Política de privacidad

Compartir