Actualidad
Artículos divulgativos

Acción sobre la perilipina A como estrategia farmacológica para la obesidad en el futuro


Anteriormente se pensaba que el tejido adiposo era sólo grasa. Hoy en día se sabe que tiene una gran actividad bioquímica y que funciona como un órgano que produce numerosas sustancias proteicas con efectos sobre la lipólisis (degradación de grasas). Así mismo, contienen células como macrófagos y fibroblastos.

Los lípidos son macronutrientes necesarios en la nutrición humana y son moléculas donde se almacena energía, que pueden ser utilizadas cuando se necesitan en situaciones carenciales. Se acumulan en el tejido adiposo (grasa) y sirven para cubrir las necesidades de gran número de órganos (corazón, hígado, músculo esquelético).

La acumulación de grasas está sujeta tanto a la formación de grasa (lipogénesis), como a la degradación (lipolisis).

La lipolisis es un proceso metabólico que se produce en los adipocitos cuando se necesita energía y que después de un complejo proceso bioquímico de oxidación son liberados los ácidos grasos fuera de la célula para cumplir así su función energética en los órganos.

En la lipólisis del adipocito pueden intervenir numerosas sustancias, y parece que las perilipinas (PL) especialmente la Perilipina A, juega un papel esencial.

La asociación de las Perilipinas con adipocitos fue descubierta por Greenberg y col en 1991. Después de muchos estudios se ha demostrado que la Perilipina A es una proteína clave, que controla tanto el almacenamiento como la liberación de ácidos grasos. (Ver en figura: 1).

Para comprender el papel de la Perilipina A en el metabolismo de los lípidos es indispensable redefinir la gota de lípido en el adipocito como un organelo activo, el cual, presenta una estructura micelar, esférica con una monocapa de fosfolípido que cubre totalmente el contenido de lípidos Triacylglycerol (TAG) y la Perilipina A anclada en la superficie (Ver en figura: 1).

Cuando la Perilipina A permite el contacto de la lipasa sensible a hormona (LSH) se liberan ácidos grasos fuera de la célula para su utilización como fuente de energía. (Ver en figura: 2).

Muchos estudios afirman que la manipulación de la lipolisis, tiene un potencial terapéutico enorme, para el tratamiento del síndrome metabólico asociado a la obesidad (Wang y col. 2008).

El conocimiento detallado de la lipólisis del tejido adiposo, permite definir estrategias farmacológicas contra la obesidad, ya que muchas de las proteínas involucradas en el proceso podrían constituir blancos claves para el diseño de nuevas drogas (Langin. 2006).

Pero por el momento, esto no significaría que el tratamiento con medicamentos vaya a suplantar a la Cirugía de Obesidad Mórbida para resolver el problema de la obesidad, sino constituiría un tratamiento de ayuda a dichos pacientes.

ARticulo_Dr_villegas

Dr. Julio Villegas
Cirujano general y del aparato digestivo

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

El alimento principal para alimentar a nuestras bacterias intestinales es la fibra soluble, ya que e...
3 Jul 2018
Dos datos muy significativos: En España, el 26% de la población infantil tiene sobrepeso y el 14% ...
11 Nov 2015
Existen dos tipos de grasa corporal en la obesidad. Aunque más que tipos de grasa, lo correcto es h...
23 Jul 2015