Canal Obésitas

Descubre los contenidos audiovisuales que te ofrecemos en Clínicas Obésitas.

Categoría
Tratamiento

En este vídeo queremos mostrarles como hacemos la operación de tubo gástrico o sleeve gasterctomy por laparoscopia.

Se trata de un paciente con un índice de masa corporal de 44 que reune las condiciones adecuadas para una operación restrictiva como el tubo gástrico.

Iniciamos disecando la cara externa o curvadura mayor del estómago, en toda su longitud desde los primeros 4 cm del píloro hasta el ángulo de His.

Aquí se ven ya las imágenes de la llegada al píloro. Lo estamos marcando.

Ya hemos concluido toda la disección hacia la cara inferior y ahora estamos disecando el ángulo de His.

Fíjense en todo el color amarillo que representa grasa. Se trata de un caso técnicamente algo complejo por tratarse de un varón con 44 de IMC.

Ahora estamos introduciendo la sonda de 32 que utilizamos para la sección del estómago mediante endovías. Aquí ya hemos utilizado la endovía, utilizamos el sistema o la marca Echelon que nos da mucha confianza.

Promediamos el estómago que hemos de seccionar y ya hemos hecho la primera sección sobre la sonda, como puede verse. Ahora estamos promediando la segunda sección.

Fíjense como va quedando un estómago con forma de tubo completamente.

Ahora la tercera carga. Movemos la sonda por el interior del estómago para estar seguros de que estamos dejando el espacio suficiente.

Aquí hemos seccionado ya una de las partes más altas, cercanos ya al ángulo de His que ahora puede verse.

Fíjense que aquí se aprecia el pilar diafragmático izquierdo, que garantiza una buena cirugía, y esta es la última sección. Este estómago más oscuro es el remanente gástrico que al final de la operación extraemos.

Ahora ya empezamos con ese punto invaginante, tan importante. técnicamente es complejo de realizar pero, sin lugar a duda, es lo que da seguridad y eficacia a largo plazo a la intervención.

Con esto prevenimos hemorragias, prevenimos fugas a medio plazo, y también posibles dilataciones a largo plazo. Así, no puede decirse que nunca se sucedan estas dilataciones a largo plazo, pero de alguna manera esta técnica disminuye su aparición.

En nuestro equipo la incidencia de dilatación ahora mismo está entre un 1-2% de los pacientes. Tenemos, en el momento del vídeo, 3 pacientes sobre 210 pacientes intervenidos y tres años y medio de evolución, aproximadamente.

Vamos invaginando progresivamente. Es sencillo y bonito de ver. Toda la línea de grapado queda escondida.

Este es el último punto, que cerramos con este nudo marinero, que en su día nos enseñó el doctor Baltasar y que aquí menciono en agradecimiento.

Queda finalizada toda la invaginación. Revisamos el campo quirúrgico. Introducimos una sonda nasogástrica que nos permite llenar de azul de metileno para comprobar la estanqueidad correcta de toda la línea de sutura.

Introducimos a continuación este drenaje, que se continúa a lo largo de todo el estómago. Extraemos a continuación el remanente de estómago y, una vez fuera del abdomen, realizamos otra prueba de estanqueidad, hinchándolo con aire a presión. Eso nos permite comprobar que en esta otra parte del estómago no hay ninguna otra fuga, además de poder comprobar el tamaño y forma del estómago extraído tal y como han visto en la imagen.

Espero que hayamos podido resolver alguna de sus dudas.

Un saludo.

Cómo realizamos la operación de Tubo o Sleeve gástrico

Tubo o Sleeve Gástrico

Descripción de la técnica de la intervención quirúrgica de Tubo o Sleeve Gástrico por laparascopia

En este vídeo queremos mostrarles como hacemos la operación de tubo gástrico o sleeve gasterctomy por laparoscopia.

Se trata de un paciente con un índice de masa corporal de 44 que reune las condiciones adecuadas para una operación restrictiva como el tubo gástrico.

Iniciamos disecando la cara externa o curvadura mayor del estómago, en toda su longitud desde los primeros 4 cm del píloro hasta el ángulo de His.

Aquí se ven ya las imágenes de la llegada al píloro. Lo estamos marcando.

Ya hemos concluido toda la disección hacia la cara inferior y ahora estamos disecando el ángulo de His.

Fíjense en todo el color amarillo que representa grasa. Se trata de un caso técnicamente algo complejo por tratarse de un varón con 44 de IMC.

Ahora estamos introduciendo la sonda de 32 que utilizamos para la sección del estómago mediante endovías. Aquí ya hemos utilizado la endovía, utilizamos el sistema o la marca Echelon que nos da mucha confianza.

Promediamos el estómago que hemos de seccionar y ya hemos hecho la primera sección sobre la sonda, como puede verse. Ahora estamos promediando la segunda sección.

Fíjense como va quedando un estómago con forma de tubo completamente.

Ahora la tercera carga. Movemos la sonda por el interior del estómago para estar seguros de que estamos dejando el espacio suficiente.

Aquí hemos seccionado ya una de las partes más altas, cercanos ya al ángulo de His que ahora puede verse.

Fíjense que aquí se aprecia el pilar diafragmático izquierdo, que garantiza una buena cirugía, y esta es la última sección. Este estómago más oscuro es el remanente gástrico que al final de la operación extraemos.

Ahora ya empezamos con ese punto invaginante, tan importante. técnicamente es complejo de realizar pero, sin lugar a duda, es lo que da seguridad y eficacia a largo plazo a la intervención.

Con esto prevenimos hemorragias, prevenimos fugas a medio plazo, y también posibles dilataciones a largo plazo. Así, no puede decirse que nunca se sucedan estas dilataciones a largo plazo, pero de alguna manera esta técnica disminuye su aparición.

En nuestro equipo la incidencia de dilatación ahora mismo está entre un 1-2% de los pacientes. Tenemos, en el momento del vídeo, 3 pacientes sobre 210 pacientes intervenidos y tres años y medio de evolución, aproximadamente.

Vamos invaginando progresivamente. Es sencillo y bonito de ver. Toda la línea de grapado queda escondida.

Este es el último punto, que cerramos con este nudo marinero, que en su día nos enseñó el doctor Baltasar y que aquí menciono en agradecimiento.

Queda finalizada toda la invaginación. Revisamos el campo quirúrgico. Introducimos una sonda nasogástrica que nos permite llenar de azul de metileno para comprobar la estanqueidad correcta de toda la línea de sutura.

Introducimos a continuación este drenaje, que se continúa a lo largo de todo el estómago. Extraemos a continuación el remanente de estómago y, una vez fuera del abdomen, realizamos otra prueba de estanqueidad, hinchándolo con aire a presión. Eso nos permite comprobar que en esta otra parte del estómago no hay ninguna otra fuga, además de poder comprobar el tamaño y forma del estómago extraído tal y como han visto en la imagen.

Espero que hayamos podido resolver alguna de sus dudas.

Un saludo.



La opinión del experto

En Clínicas Obésitas queremos ayudarte a solucionar tus dudas. Descubre el contenido audiovisual donde nuestro equipo multidisciplinar de expertos en el tratamiento de la obesidad resuelve las preguntas más frecuentes de nuestros pacientes.