¿Cuáles son las consecuencias de la obesidad mórbida?

Las consecuencias de la obesidad mórbida es el desarrollo de una enfermedad en toda regla, cada vez más invalidante y que acorta la vida. La obesidad sana no existe, es una quimera.

Las patologías más graves están relacionadas con el desarrollo del síndrome metabólico, debido principalmente al acumulo de grasa en el abdomen (obesidad abdominal).

Con los años, y de forma silenciosa, se van dañando todas las arterias de pequeño y mediano calibre, y se va desarrollando un bloqueo en la función del páncreas, de los ovarios, páncreas, toroides, paratiroides… Todo esto conlleva el desarrollo de: Hipertensión, diabetes, colesterol y triglicéridos aumentados, hipotiroidismo, alteración de la absorción de la vitamina D e hiperparatiroidismo. Todo causa un incremento notable en el riesgo de evento cardio-vascular:

El exceso de peso y acúmulo de grasa en lugares importantes causa: problemas respiratorios restrictivos, ronquidos y apnea del sueño, dolores y desgaste articular, y de columna, desequilibrios emocionales severos como pérdida de autoestima, depresión, ansiedad y aislamiento social.

Lo pero es que todo esto retroalimenta la obesidad positivamente.