¿Es necesaria cirugía plástica tras la obesidad?

Una de las preocupaciones de los pacientes que se operan de obesidad es, si necesitaran cirugía plástica después de perder tanto peso, y tendrá que someterse a un calvario de operaciones….

¿Con qué frecuencia es necesaria la cirugía plástica, tras una operación de obesidad?

Al final, no es tan frecuente como cabría esperar y sólo algunos pacientes necesitan cirugía plástica. Desde luego, depende del grado de exigencia de cada persona. Además, los pacientes deben ser realistas y no esperar que su organismo “vuelva a quedar” como si nunca hubiesen sido obesos.

¿La cirugía plástica es adecuada para resolver o trata la obesidad?

NO. Nunca debe utilizarse las operaciones de cirugia plástica para tratar la obesidad, porque con el tiempo, el peso y con ello la grasa y la deformidad, se recupera.

Con cierta frecuencia, pacientes femeninos que vamos a someter a una operación de obesidad, han sido intervenidos hace un tiempo de abdominoplastia.

De manera que, primero debe de perderse el peso de más, y porteriormente puede plantearse una operación de cirugía plástica sobre la piel.

¿Puede prevenirse este problema o evitarlo parcialemnte de alguna manera?

Rotundamente sí. Nosotros insistimos a nuestros pacientes, en que deben de hacer ejercicio físico adecuado DURANTE EL PERIODO DE LA PERDIDA DE PESO. Si se hace ejercicio cuando el organismo ya está flácido, el resultado final será peor.

Además, es crucial realizar una alimentación adecuada durante la pérdida de peso, con especial atención en el aporte proteico, debiendo realizarse controles sanguíneos del estado nutricional.

En definitiva:

  • Ejercicio adecuado y progresivo, aeróbico y de tonificación muscular.
  • Nutrición adecuada, con especial hincapié en el aporte proteico.
  • Hidratación adecuada. Cuidados de la piel.

¿Cuáles son las operaciones que suscitan más interés?

En las mujeres son la flacidez de abdomen (abdominoplastia), de mamas (mamoplastia), y de cara interna de brazos y de muslo.

En el varón, mucho menos frecuentes, se limita prácticamente a la abdominoplastia.

¿Cuándo deben hacerse este tipo de operaciones?

Lo mejor es que siga los consejos de su cirujano bariátrico.

Estas operaciones sólo deben realizarse cuando se ha perdido todo el peso esperado tras la operación de obesidad, el peso se haya estabilizado, y los controles nutricionales detallados -mediante análisis de sangre y valoración clínica-, sean normales.

¿Son muy complicadas estas operaciones?

En general no son operaciones muy complejas, aunque el grado de afectación cambia con cada paciente. Como siempre sucede, son operaciones muy dependientes de la experiencia del cirujano.

¿Cuánto tiempo se está ingresado el paciente y qué tiempo necesita de recuperación hasta volver a una vida normal?

Casi siempre son necesarios ingresos de 3 a 5 días, y como se trabaja sobre la piel que es muy sensible, los pacientes tienen más molestias que con nuestras operaciones de obesidad. Además son necesarias curas cuidadosas, y evitar movimientos y estiramientos de la zona operada.

Sin embargo, cuando las operaciones son necesarias, los resultados compensan sobradamente las molestias.

¿Qué factores influyen en que la persona decida someterse o no a una cirugía plástica?

Su grado de satisfacción corporal. La existencia de molestias físicas por pieles redundantes. El consejo médico. Las necesidades profesionales del paciente, de mantener una imagen corporal…

¿Cuál es el grado de satisfacción corporal tras una operación de obesidad?

En general es muy bueno. El organismo de los pacientes sufre un cambio positivo tan grande, que los pacientes rezuman alegría y satisfacción por haber tomado la decisión de operarse. Prácticamente siempre vemos caras felices en la Clínica. Desde luego siempre hay pequeñas cosas que resolver, pequeñas preocupaciones, “tengo que hacer ejercicio”, “tengo que evitar estos o aquellos alimentos..”, pero globalmente hay un alto grado de satisfacción corporal y emocional.

Nuestro mayor problema son los pacientes con insatisfacción corporal por alteraciones emocionales. El paciente se encuentra injustificadamente mal, para como le ven los especialistas y las personas de su entorno: “Todos me dicen que estoy bien, pero yo no me veo bien”. “Se que he perdido casi todo el peso que tenía de mas, que me encuentro mucho mejor de salud, no me canso nada, no me duele nada…, pero yo no me veo bien”. Este problema se define como insatisfacción corporal.

¿Cómo se trabaja la insatisfacción corporal tras una operación de obesidad?

El tratamiento es fundamentalmente psicológico, mediante distintos tipos de terapias, y con la ayuda y participación del entorno mas cercano del paciente. En estas terapias tienen efectos muy positivos el ejercicio físico, la nutrición equilibrada, y el estado emocional global del paciente. No deben “sobre-indicarse” (recomendar si no es realmente necesario) cirugía plástica con el fin de mejorar el grado de satisfacción corporal, porque después de una operación, surge la necesidad de otra posible operación…

¿Cuándo se aconseja al paciente someterse a una cirugía plástica?

Debe ser el paciente y no el especialista quien sugiera la posible necesidad. Y sólo debe recomendarse, cuando existe una deformidad objetiva, que resulte molestia física y/o emocionalmente para el paciente.