Actualidad
Artículos divulgativos

Obesidad y riesgo cardiovascular: prevenir en Navidad

Denise Hernando Almero

La prevalencia de la obesidad y riesgo cardiovascular que genera sigue aumentando de forma incesante, y representa un problema destacado en nuestra sociedad y se hace más evidente durante estas épocas del año. La disminución de la práctica de ejercicio físico, el aumento de la ingesta de alcohol y del tabaco, además de los inevitables mayores aportes de grasas e hidratos de carbono, son los principales determinantes para sufrir un empeoramiento de la obesidad y el riesgo cardiovascular durante la época navideña. Fomentar la actividad física y destacar una alimentación adecuada y saludable serán los objetivos para que nuestra salud no sufra durante estas fechas.

Obesidad y principales factores de riesgo cardiovascular

La obesidad y el riesgo cardiovascular se asocian con procesos crónicos como las enfermedades cardiovasculares tales como la enfermedad coronaria y la insuficiencia cardíaca entre otras. Otros factores como la hipertensión y dislipemia, otros como la diabetes mellitus, problemas osteoarticulares que sigilosamente ganan terreno en Navidad. Las personas que deben tener especial atención estas Navidades son las que padezcan obesidad y enfermedades cardiovasculares crónicas entre otras, ajustando su alimentación a productos específicos.

Practicar ejercicio físico y una alimentación sin excesos para reducir obesidad y riesgo cardiovascular

Por el mero hecho de realizar ejercicio físico ya obtenemos beneficios. Para la obesidad y riesgo cardiovascular se debe recomendar la actividad física regular para el control de peso a largo plazo. Se deben resaltar los efectos positivos tales como la mejoría del control de la presión arterial y del perfil lipídico, el aumento de la tolerancia a la glucosa así como de la sensación de bienestar. Lo más importante es practicar el ejercicio físico con regularidad y constancia, y no durante épocas específicas del año.

Otros consejos básicos para mantener a raya la obesidad y riesgo cardiovascular durante la Navidad son:
• Disminuir o evitar los alimentos preparados o precocinados, además de seguir una alimentación baja en sal.
• Reducir la ingesta de alcohol.
• Disminuir o evitar el hábito tabáquico.

Finalmente, recomendamos disfrutar con moderación estos días festivos, continuar con el ejercicio físico y los hábitos alimentarios seguidos a lo largo del año. En cierta medida, el mejor tratamiento para la obesidad y riesgo cardiovascular es la prevención.

Denise Hernando Almero
¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando...

Escriba su comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

¿Zumo o fruta entera? Un zumo de frutas, ya sea recién exprimido o sin azúcares añadidos, NO equ...
30 Sep 2020
La salud se trata de un concepto multidimensional, no solo abarca la ausencia de enfermedad sino que...
1 Sep 2020
Como profesionales sanitarios, queremos transmitir un mensaje de responsabilidad a todos nuestros pa...
18 Mar 2020