Actualidad
Artículos divulgativos

Cómo comer y beber antes, durante y después de ir a la playa

Lydia Amador Martí
Diplomada Nutrición Humana y Dietética.

Por fin… Verano, playa, sol, amigos, cervecita…. Pero… Cómo comer y beber antes, durante y después de ir a la playa ¡Ojo! Que no se nos olvide tener precaución. Recordemos también que ir a la playa nos expone a una serie de riesgos, además de quemaduras y lesiones en la piel, podemos sufrir deshidratación, agotamiento, mareos, bajadas de tensión o de azúcar…. Para evitarlos, es indispensable comer y beber adecuadamente, antes, durante y tras la exposición solar.

Comer y beber en la playa

Antes de ir a la playa…

Si vamos a disfrutar del sol a lo largo de la mañana, es importantísimo acudir a la playa bien desayunado. El cuerpo necesita una buena carga energética para afrontar el desgaste ante la exposición solar y la actividad a la que le vamos a someter, desde hacer castillos de arena, hasta practicar Skate surf. Si no desayunamos o nuestro desayuno es muy pobre, podemos agotar a nuestros músculos y sufrir mareos, bajones de azúcar o tensión.

Realiza un desayuno completo con hidratos de carbono y grasa cardiosaludable que proporcionen la energía necesaria, además el desayuno debe contener proteínas para reponer la intensa descamación de la piel y evitar el debilitamiento muscular.

Propuesta: Toma un vaso de leche o zumo de frutas natural, con un par de tostadas con fiambre no graso (queso, york, serrano) y añádele rodajas de tomate natural. No te olvides de aliñar con aceite y añadir una pizca de orégano. Si en lugar del zumo has tomado la leche, no te olvides de complementar con una pieza de fruta el desayuno. Opta por frutas ricas en potentes antioxidantes que te protegerán frente al sol (carotenos que además nos broncean, licopenos o vitamina C) y que se encuentran en alimentos como la zanahoria, calabaza, melocotones, fresas, kiwi…

Mientras estamos en la playa

Si eres “dominguero” y te pasas todo el día en la playa, es muy importante que vayas comiendo alimentos saludables que además te vayan hidratando (frutas y verduras). Debes saber, que no está aconsejado tomar bebidas con alcohol, ya que el alcohol deshidrata a medida que aumentamos su consumo, y que debes hidratarte con agua mayoritariamente. A menudo se optan por aperitivos como patatas o snacks, muy apetitosos, fácil de transportar, pero muy ricos en sal y nutricionalmente poco equilibrados.
Para comer puedes llevarte comida preparada pero saludable, ensaladas de pasta o arroz, sándwiches vegetales. Es importante que evites llevar salsas o huevo a la playa, ya que pueden alterarse con las altas temperaturas.

Propuesta: Para picotear, llévate pepinillos o cebolletas en vinagre como aperitivos, también puedes optar por carlotas o pepinos. Así como polos de hielo, evitando los cremosos.
Para comer a mediodía prepara ensaladas frías:
Ensalada 1: judías blancas, tomate, cebolla, pimiento rojo y atún.
Ensalada 2: lazos de pasta, lechuga, tomate, zanahoria, pepino, maíz y palitos de cangrejo.
De postre: Albaricoque.
Para beber: agua, zumo de tomate, zumo de frutas, gazpacho andaluz, salmorejo…

Después de la playa

Tras un largo día de playa, a menudo llegamos sin apetito a casa, cansados hasta tal punto que ni cenaríamos. En ocasiones, como no nos apetece cocinar cenamos cualquier cosa “para salir del paso” como un plato de fruta por ejemplo, pero debemos saber que esta cena es totalmente desequilibrada. Cenar un plato de fruta, nutricionalmente equivaldría a tomar directamente cucharadas de azúcar del azucarero. Este hábito, además de descompensar los niveles de azúcar en sangre y forzar al páncreas, puede perjudicarnos si lo realizamos con frecuencia. La cena debe ser completa aportando proteínas que repongan el desgaste e hidrato e carbono que nos proporcione energía mediante alimentos ricos en agua como verduras. Si sabes que no tendrás ganas de cocinar… déjate la cena preparada el día de antes.

Propuesta:
Tomates rellenos de atún y maíz.
Merluza al papillote con tiras de pimiento verde y champiñones.
Setas al horno rellenas de virutas de jamón y queso gratinado.
Ahora ya sabes cómo hacerlo, que este artículo no se quede en el tintero

Lydia Amador Martí
Diplomada Nutrición Humana y Dietética.
¿Te ha gustado este artículo? ¡Valóralo!
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas
Cargando…

Escriba su comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

Como profesionales sanitarios, queremos transmitir un mensaje de responsabilidad a todos nuestros pa...
18 Mar 2020
En el presente artículo trataremos las características, beneficios y riesgos del consumo de la cre...
29 Nov 2019
El creciente consumo de productos ultraprocesados es un problema de elevada importancia para la Salu...
31 Oct 2019