Actualidad
Artículos divulgativos

Alimentos Light en el tratamiento de la Obesidad


En muchas ocasiones, personas con obesidad esperan no seguir ganado peso por comer alimentos que “no engorden” o alimentos Light en el tratamiento de la obesidad. Los alimentos Light, son aquellos que tiene menos calorías que el mismo alimento en versión natural. Se consigue que los alimentos tengan menos calorías al reducir su cantidad de hidratos de carbono (azúcares) y sustituirlos por edulcorantes, o al reducir el aporte de grasas o emplear sustitutivos de grasas.

En el tratamiento de la obesidad, debemos de reducir el aporte de calorías y grasas de la dieta para obtener unos resultados óptimos de pérdida de peso, además de un programa adecuado de ejercicio físico.

Muchos personas utilizan estos alimentos para disminuir la ingesta de calorías y grasas, pero en casi todos los casos, comen mas cantidad del alimento en concreto, pensando que éste les va a ir bien en la dieta. Otras veces se utilizan “añadidos” a una ingesta de alimentos habituales, pero ya suficiente.

Desde el punto de vista dietético y nutricional nada desaconseja llevar una dieta basada en alimentos menos grasientos y con menos azúcares, pero para ello no es indispensable recurrir a los alimentos Light puede confundirnos.

Comiendo menos cantidad de algunos alimentos y cocinando de la manera adecuada, se consigue reducir la ingesta de grasas y de azúcares sin necesidad de optar por los alimentos light, que por lo general son más caros y no resultan tan apetecibles como los alimentos a los que pretenden imitar.

alimentos-light-en-en-obesidad

Ideas o trucos para disminuir el consumo de calorías ( grasa y azúcares)

Escoger los alimentos menos grasos y azucarados

Lácteos con poca grasa (leche semidesnatada o desnatada, queso fresco tipo Burgos, requesón, yogur natural o desnatado, etc.).

Carnes más magras (pollo y pavo sin piel, conejo, cinta de lomo y magro de cerdo, filete de ternera, solomillo de cerdo o ternera, caballo).

Jamón serrano sin el tocino, cocido de primera o extra, fiambres de ave. Desgrasar los caldos de carne y aves en frío.

Sustituir la carne y los huevos por pescado al menos tres o cuatro veces por semana.

Acordarse de revisar con detenimiento el etiquetado nutricional y la lista de ingredientes de los productos manufacturados.

Aliños y salsas: sí, pero con moderación

Aliños: Utilizar aceite de oliva y de semillas (girasol, maíz, soja) con prudencia, son saludables para el corazón y los vasos sanguíneos pero están cargados de energía.

Salsas: escoger las salsas menos grasientas (de tomate, de pimiento, mayonesa aligerada con yogur y otras elaboradas con hortalizas). Emplear lo justo de aceite y harina para su preparación.

Escoger aquellas técnicas culinarias que menos grasa añadan a los alimentos como son plancha, vapor, papillote, microondas, rehogados con poco aceite

Optar por las guarniciones ligeras

Tales como verduras frescas y rehogadas, patatas asadas, microondas o en puré con leche desnatada….

En realidad, “comer bien”, es fácil. Consumir alimentos naturales, no envasados, o con los mínimos conservantes, y escuchar lo que nos dicte el sentido común, mas que la ansiedad por comer, puede ser suficiente.

 

Concepción Ferrando
Diplomada en Nutrición y Dietética

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

calidad del pan
  Los cambios en las tendencias de consumo por la población con respecto al pan se han visto a...
26 Jul 2019
El síndrome de ovarios poliquísticos (SOP) es un complejo trastorno multifactorial, poligénico, a...
28 Jun 2019
En el siguiente artículo tratamos la adicción al azucar, los síntomas que genera y las consecuenc...
1 Mar 2019