Miguel
Bypass Gástrico - SADIS


162 Kg

102 Kg
Nombre:
Miguel
Edad:
50 años
Ocupación:
Abogado
Altura:
188 cm
Peso anterior:
162 Kg
Peso actual:
102 Kg
Fecha intervención:
02-10-2017

Me llamo Miguel, me operé de By-pass Gástrico hace 1 año y he perdido 60 kg.

1- ¿Cómo nos conoció?

Quería encontrar en internet varias posibilidades de clínicas especializadas en cirugía bariátrica, pero lo cierto es que la primera opción que apareció fue la web de Clínicas Obésitas. Me llamó mucho la atención el cuestionario de preguntas que ofrecía porque ahondaban en aspectos como la autoestima, en la forma de comer, etc… en definitiva, cosas que no esperas encontrar en un primer momento en este tipo de test en una web. Lo rellené con total sinceridad y muy poco tiempo después (creo recordar que menos de dos horas), el equipo de la clínica (a través de Inma, mi ángel de la guarda particular) ya se puso en contacto telefónico, ofreciéndome un trato muy amable (es la norma principal de la casa), muchas explicaciones y algo muy importante, al menos para mi, poder hablar de tú a tú con otros pacientes ya operados que podían explicar mejor que nadie cómo había ido todo y cómo se sentían, al margen de leer los testimonios de otros pacientes que ya habían iniciado su nueva vida.

 

2- ¿Por qué eligió tratarse en Clínicas Obésitas? ¿Qué nos diferencia?

Una vez dado ese primer paso (el más difícil) de ponerme en contacto con la clínica, quería asegurarme de que, en la medida de lo posible, todo iría bien o dicho de otro modo, «que esta gente era de fiar». Para ello, pedí ayuda a un gran amigo mío médico al que comenté lo que estaba pensando. Me pidió un par de días para investigar y tratar de averiguar lo máximo posible del equipo médico de la clínica.

Muy poco tiempo después, este amigo mío me dijo literalmente: «Miguel, no busques más!! Me han confirmado que el cirujano es un crack!!». Así me lo dijo y así lo transmito.

Eso me tranquilizó muchísimo porque una decisión tan importante como es la de pasar por un quirófano exige ponerse en las mejores manos posibles. Y ya no busqué en ningún otro sitio más. Vi el extenso curriculum del Dr. Ferrer, el gran número de operaciones que ya llevaba… pero, sin duda, la opinión de otro médico que avala su trabajo fue fundamental para mi.

Me gustó muchísimo que, paralelamente a todo lo que es la cirugía, ofrecieran un servicio de acompañamiento con un nutricionista y un psicólogo. Mi problema (supongo que el de muchos en este sentido) era/es el miedo a que, pese al esfuerzo económico y físico, pasado el tiempo todo volviera a las andadas (dicho de otra manera, no me fío mucho de mi mismo y mi fuerza de voluntad llega donde llegar…), de modo que el personal de la clínica te vaya viendo periódicamente tras la operación supone un alivio importante.

 

3- A groso modo, ¿qué problemas físicos y emocionales le causaba la obesidad?

A nivel físico resultaban más que evidentes los problemas de ahogo, fatiga, cansancio… todo lo que hace que lo cotidiano se vuelva un pequeño martirio diario (desde abrocharse los zapatos a moverse en una ducha). Siempre me ha gustado el deporte y lo tenía abandonado por completo porque me acababan doliendo hasta las pestañas…

Y, cómo no, los problemas emocionales asociados a la obesidad están ahí: complejos, vergüenza… uno trata de sobrellevarlo, pero casi lo peor es lo que uno cree que los otros están pensando de uno mismo…

 

4- ¿Qué tratamientos intentó antes de la operación?

Supongo que como una gran mayoría, había probado diferentes dietas… que en mi caso siempre duraban lo que duraba mi fuerza de voluntad… y una vez perdida la fuerza, si había perdido 5 kgs recuperaba 10… En los últimos años el abandono en ese sentido había sido grande… ni siquiera quería hacer dieta.

 

5- ¿Qué le indujo a tomar la decisión de que le/la operásemos?

  1. Mi problema de salud: SÍ
  2. No estar a gusto conmigo mismo…: SÍ
  3. La seguridad y experiencia que me trasmitió el Dr. Ferrer y su equipo…: SÍ
  4. Otros: Fui mucho más consciente de mi problema de salud tras la primera entrevista con el Dr. Ferrer, dos meses antes de la intervención. Mi riesgo de infarto, ictus, diabetes… era altísimo y nunca había pensado en ello de una forma tan clara como cuando el doctor te lo explica.

 

6- Respecto a la calidad de vida con la operación: (comente lo que desee)

  1. ¿Disfruta de la comida?: SÍ
  2. ¿Come incómodo/a en público?: Con total comodidad.
  3. ¿Cómo se siente en su día a día? Es ciertamente un cúmulo de sensaciones positivas que ya casi tenía olvidadas.
  4. Otros comentarios: El apoyo encontrado en mi familia y amigos ha sido básico para sentirme muy acompañado en este camino. De ahí que la autoestima haya subido muchos enteros y poco a poco haya asumido una situación de normalidad para la comida (aunque nunca hay que relajarse en este aspecto).

 

7- ¿Qué cambios ha experimentado?

  1. A nivel psicológico: Siento que he recuperado el control respecto a la alimentación. Insisto, tengo claro que uno no puede relajarse, pero afronto las comidas sabiendo que yo decido lo que como y en qué cantidad. Y la sensación de «vencer» es fabulosa porque es fruto de una decisión madurada, no de la desesperación de ver que no puedes parar (y el consiguiente sentimiento de culpa posterior). Evidentemente, te sientes mejor contigo mismo.
  2. A nivel físico: Sencillamente, espectacular. He seguido a rajatabla los consejos del equipo médico y, desde un primer momento, empecé a dar buenos paseos diarios (fundamental) para, más o menos dos meses después de la intervención, empezar progresivamente a hacer más ejercicio. Me queda mucho por hacer, pero os puedo decir que hasta Sam, mi perro, ha notado el cambio y es el que más en forma está del barrio. Los resultados de la báscula (antigua enemiga) son evidentes en todos los apartados: pérdida de peso, recuperación de masa muscular, porcentaje de agua corporal… pero son eso, datos… para mi, cosas tan sencillas como dejar de sudar todo el santo día (daba igual invierno que verano); dejar de roncar, poder sentarte en una silla sin tener que pensar si va a resistir tu peso, encontrar ropa de tu talla en cualquier tienda, etc., etc., eso no tiene precio.

 

8- ¿En general está satisfecho/a con la operación?

Satisfecho es decir poco. He recuperado una calidad de vida que pensaba completamente perdida y siempre con la seguridad de poder seguir asesorándome con el equipo de la clínica. Hace unos meses tuve un episodio muy doloroso por una indigestión acumulada durante un viaje al extranjero y pese a la diferencia horaria encontré al Dr. Ferrer vía telefónica sin la menor dificultad, lo cual se agradece mucho cuando estás algo «apuradillo». En varios momentos en el que he tenido el más mínimo problema o dudas sobre la alimentación, todo el equipo médico ha estado a mi disposición y siempre con los mejores consejos.

 

9- ¿Recomendaría a otra persona que se operase?

Rotundamente, Sí.

¿Por qué?

Por supuesto que lo recomiendo. La profesionalidad del Dr. Ferrer y todo su equipo superan todos los miedos que el paciente puede tener y los resultados son tan evidentes que consiguen una motivación extra para continuar.

Todos los pacientes supongo que tenemos los mismos miedos o muy parecidos… a mi me ayudó muchísimo poder hablar con gente ya operada (o ahora a través del grupo de Facebook). Está claro que la operación es solo el comienzo, pero ver a otros que han pasado lo mismo y saber que el personal de la clínica está siempre ahí es muy reconfortante.

 

10- Otros comentarios si lo desea.

Recuerdo que todos los pronósticos que el Dr. Ferrer me hizo previos a la operación se fueron cumpliendo al ciento por ciento. «Te operaremos el día 2 de octubre (lunes). El miércoles te daremos el alta hospitalaria y el viernes, tras pasar por la clínica, te podrás ir a tu casa».

Y así fue. Me operaron en el turno de tarde y por la noche ya pude caminar y beber algo. Al día siguiente ya pude hacer varios paseos por el hospital… cuando estuve en la clínica ese viernes para recibir el alta había bastante gente en la sala de espera, todos con una tremenda sonrisa en la cara y así se lo hice saber al doctor al pasar a su consulta: «su trabajo es increíble… le espera un batallón de gente feliz».

Está a punto de cumplirse un año desde la intervención y ni en mis mejores sueños pude pensar que todo habría ido tan bien. Mi agradecimiento al Dr. Ferrer y todo su equipo por toda su amabilidad y buen hacer.


Comience su estudio personalizado con presupuesto gratuito

Le realizaremos una evaluación y recomendación médica preliminar, sin compromiso.