Hiro
Cirugía Diabetes-Metabólica


116.2 Kg

86.1 Kg
Nombre:
Hiro
Edad:
46 años
Ocupación:
Abogado
Altura:
1.74 cm
Peso anterior:
116.2 Kg
Peso actual:
86.1 Kg
Fecha intervención:
16-11-2009

La obesidad que yo padecía provocaba una serie de problemas, entre ellos, de salud, de autoestima, estéticos, comer compulsivamente. Y de forma muy especial, sociales (incomodidad en viajes en transporte público y en acontecimientos sociales-espectáculos deportivos y musicales- derivados del tamaño inadecuado de las butacas; dificultad para conseguir ropa; consideración como un “bicho raro” por la sociedad, aún a pesar de estar habituado a ignorarlo…)

He realizado todo tipo de dietas: todas las conocidas (Atkins, Montagnac, hipocalóricas…) sin llegar a solucionar mi problema.

Hace siete meses desde la operación y he perdido 29Kg (de 115.200 a 86.100)

Para mí la operación a supuesto una serie de cambios:

  • Físico: mejora radical de la salud (control de la diabetes, del colesterol, tensión a valores normales. Todo ello sin tomar la medicación que tomaba antes de la operación.
  • Psicológico: de manera algo hiperbólica, podría decir que he pasado de “vivir para comer” a “comer para vivir” (lo cual aumenta sensiblemente el placer obtenido de la comida, que antes era una obsesión).
  • Dietético: cambio de hábitos “espontáneo”, no provocado, al no resultar apetecibles ciertos alimentos (fritos fundamentalmente, así como la carne roja, aunque no he renunciado a esta última, sino he disminuido su ingesta, dado que el placer derivado de su consumo no es grande) y obtener gran satisfacción de la ingesta de ciertos alimentos que antes no disfrutaba (especialmente pescados, sopas y guisos a los que antes renunciaba por su altísimo contenido calórico pero que ahora me permito ante la constatación evidente de que ante lo pequeño de la ración la cantidad de calorías no resulta tan excesiva, piénsese en un estofado de carne con salsa, o un plato de pasta con salsa, o un arroz tipo paella. En estos últimos antes los tomaba de primer plato con un segundo: ahora soy incapaz de terminarme una ración de restaurante como plato único.

Recomendaría este tratamiento sin ninguna duda, por que he llegado al convencimiento, sobre todo DESPUES de la operación, que es la única forma efectiva de atacar el problema de la obesidad, que, por otra parte, he quedado absolutamente sorprendido de los niveles de penetración en la sociedad, y a edades cada vez más tempranas.

No puedo por menos de repudiar la actitud de los médicos endocrinos, que de manera fanática se oponen a la cirugía bariátrica, defendiendo como solución a la obesidad un sistema dietético que a estas alturas está claro que no funciona, por intereses más corporativos que de salud. La consecuencia de esto es el florecimiento de una industria “estética” de pseudosoluciones milagrosas practicadas sin intervención médica, que nada solucionan y muchos problemas serios crean (especialmente, la implantación de balones intragástricos por centros estéticos, con motivaciones más económicas que de salud).


Comience su estudio personalizado con presupuesto gratuito

Le realizaremos una evaluación y recomendación médica preliminar, sin compromiso.