Bernardo
Bypass Gástrico - SADIS


127 Kg

73 Kg
Nombre:
Bernardo
Edad:
39 años
Ocupación:
Informático
Altura:
1.68 cm
Peso anterior:
127 Kg
Peso actual:
73 Kg
Fecha intervención:
20-08-2010

Lo que más me preocupaba de mi obesidad, no era los problemas físicos que tenía, sino los que iban a venir. Mi madre, y en general toda esa parte de la familia, han muerto jóvenes a causa de complicaciones derivadas o agravadas por la obesidad: diabetes, enfermedades coronarias. Me daba cuenta que yo seguía el mismo camino. Yo iba a revisiones médicas periódicas, temiendo que en cualquier momento iban a comenzar las complicaciones…

En cuanto a problemas emocionales, pues también es cierto que la obesidad me ha causado muchos problemas, muchas inseguridades a lo largo de la vida… pero sobretodo en la adolescencia y la juventud. Ahora tengo casi 40 años y la obesidad que tenía me importaba menos en ese aspecto que cuando era joven. No obstante, mentiría si dijera que me daba igual. Muchas veces evitaba de manera más o menos consciente encontrarme con gente que hacía tiempo que no veía porque sabía que iban a pensar (aunque no dijeran nada) que había engordado mucho desde que no nos veíamos.

Antes de operarme había probado otras cosas, principalmente dietas… pero resultaba totalmente inútil y frustrante. Yo era de los que adelgazaba 15 Kg y a continuación ganaba 20. Me daba cuenta que conforme pasaban los años estaba cada vez más y más gordo…

Mi problema de salud fue la razón fundamental para operarme. Ahora me doy cuenta, ahora que estoy delgado habiendo perdido 53 kg, que en realidad no estaba muy a gusto conmigo mismo… lo que sucede es que cuando has sido gordo toda la vida, pues te acostumbras a todo.

Recuerdo una frase que me dijo el Dr. Ferrer cuando nos vimos en la primera visita y que me llamó la atención. Me dijo: “Tu estás gordo, pero no es tu culpa”. Generalmente, con los endocrinos con los que había tenido contacto (muchos) el mensaje que te lanzan es “Tú estás gordo porque eres un vago irresponsable y te vas a morir mañana”. Frente al miedo a la operación, me comentó: “Mira, para esta operación te vamos a hacer muchas pruebas, te vas a preparar… sería mucho más peligroso que un día tuvieran que operarte de urgencias debido a una complicación derivada de tu obesidad…”

En fin… me lo estuve pensando mucho, pero al final estoy contento de haberme decidido

Disfruto de la comida en el sentido de que la operación no ha impedido que pueda comer de todo. No me sienta mal la comida en general. No obstante, intento comer equilibradamente, hacer ejercicio y llevar una vida sana en general (también he dejado de fumar¡¡¡)

Antes, me daba mucho pudor comprar comida y comer en público… Me daba la impresión de que la gente iba a pensar cosas “Ala.. mira como se está poniendo éste…” o cosas así…. Todo eso ha cambiado.

Me doy cuenta que soy una persona mucho más segura de mí mismo. Me siento más cómodo estando con la gente en general y eso hace que me comporte de manera más relajada, más como soy yo en realidad y es muy agradable comprobar que a la gente le gusta cómo soy. Hago mucho deporte (bueno.. mucho más del que hubiera imaginado hacer) y me encuentro físicamente bastante fuerte, capaz de iniciar proyectos como apuntarme a cursos de submarinismo, tirarme en paracaídas y todas esas locuras…

En general, cada persona somos un mundo y tampoco soy yo una persona de dar consejos. En mi caso, me lo pensé mucho porque pensaba que las operaciones eran para casos más desesperados que el mío y porque en realidad me daba miedo.

Lo que más me animó a dar el paso fue precisamente hablar con otra gente que había pasado por lo mismo que yo.

No sé… supongo que podría entender a una persona que se hallara más o menos en esa situación y ayudarle con mi experiencia…


Comience su estudio personalizado con presupuesto gratuito

Le realizaremos una evaluación y recomendación médica preliminar, sin compromiso.