La clínica / Tecnología

Recuperación postoperatoria Fast Track

El protocolo “Fast Track” puede aplicarse cuando existe:1- Una preparación preoperatoria minuciosa:
    • a. Dieta específica con pérdida de peso.
    • b. Ejercicio físico / Ejercicios respiratorios
    • c. Ajuste de la medicación y patologías existentes
2- Un manejo operatorio específico:
    • a. Anestesia mini-invasiva, con farmacología de rápida metabolización.
    • b. Cirugía mini-invasiva, minuciosa, sin sangrados ni manipulaciones excesivas.
3- Un manejo postoperatorio en el hospital con formación y participación del acompañante.
    • a. Idem que protocolo “Fast Track” descrito.
4- Cuidado ambulatorio y en el domicilio tras el alta:
    • a. Andar 1 hora al día tras el alta
    • b. Vida activa pero tranquila
    • c. Control de constantes cada 12 horas que se remiten a un centro de control
    • d. Control de las heridas u otros eventos mediante imágenes compartidas.
    • e. Teléfono de localización por cirujano del equipo.
Los protocolos de rápida recuperación postoperatoria, Fast-Track de los anglosajones, implica los siguientes pasos:
    • No utilización UCI o REA tras la cirugía.
    • El paciente se traslada directamente a su habitación con la familia.
    • Se levanta a las 2 horas de la cirugía.
    • Pasea pequeños periodos cada 30 minutos.
    • Toma líquidos a las 3-4 horas de la cirugía.
    • Es dado de alta a las 24 horas.
Este método es excelente por:
    • Obliga a aplicar una metodología de cirugía y anestesia mini-invasiva.
    • Se facilita cuando además el paciente se ha preparado concienzudamente antes de la cirugía (dieta, ejercicio, ajuste de la medicación…).
    • Disminuye casi a cero las posibles complicaciones médicas peri-operatorias, características del paciente obeso (infecciones pulmonares, urinarias, de las heridas, eventraciones, trombosis de distintos tipos (no excluye el uso de prevención de trombosis con heparina…).