Actualidad
Artículos divulgativos
Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

Cirugía plástica postbariátrica: evitarla mediante una alimentación saludable

Lydia Amador Martí
Diplomada en Nutrición Humana y Dietética
Dietista-Nutricionista

La cirugía plástica postbariátrica, puede ser necesaria  en pacientes intervenidos de obesidad, debido a la flacidez corporal que generan las pérdidas importantes de peso. En el siguiente artículo trataremos la Cirugía plástica postbariátrica: evitarla mediante una alimentación saludable.

La flacidez corporal se debe a una pérdida en la elasticidad de la piel. Esta pérdida, está ocasionada por el deterioro de las proteínas fibrosas de la piel (colágeno y elastina), que le proporcionan su característica de elasticidad y firmeza.  Una de las principales causas que conllevan a una flacidez corporal, es la pérdida de peso brusca, que se puede originar tras la realización de dietas muy estrictas, después de intervenciones de cirugía bariátrica y tras embarazos.

Las zonas más frecuentes donde se da la flacidez son el abdomen, los glúteos, muslos y brazos. Esta flacidez, suele manifestarse con la aparición de estrías visibles, que se disponen perpendicularmente a las líneas de tensión de estas zonas corporales.

Para evitar la flacidez corporal, es importante seguir una alimentación saludable, entendida como aquella alimentación suficiente, variada y equilibrada (GREP-AEDN).

Se debe tener en cuenta, que aquellas dietas desequilibradas, que no cubren los requerimientos nutricionales -en especial de proteínas- e Hídricos, contribuyen a pérdidas de masa magra muscular y consecuentemente facilitan la flacidez de la piel. Esto es muy común en dietas de moda de tipo hiperproteico.

Prevenir la flacidez con una dieta correcta. Consejos:

1-Incrementar los alimentos proteicos en la alimentación. Los pacientes operados de obesidad, suelen experimentar en los primeros meses tras la cirugía, un rechazo hacia los alimentos cárnicos debido a su mala tolerancia alimentaria. Por este motivo, el paciente debe estar atento de aportar alimentos proteicos de fácil digestión, tanto animales (huevo, pescado, lácteos y derivados) como vegetales (legumbres como soja o garbanzos, germen de trigo, algas).

2-Aportar habitualmente alimentos ricos en antioxidantes. Una alimentación rica en antioxidantes evita degradación celular, protegiendo al colágeno y elastina, y manteniendo la masa muscular. Además, protege frente a enfermedades cardiovasculares o degenerativas.

Los principales antioxidantes más comunes en la alimentación son:
• Vitamina C. Se encuentra en muchas frutas y verduras, en especial las coles, brócoli, cebolla, pimiento, tomates y frutas cítricas como fresas, naranjas, y kiwis.
• Vitamina E. Podemos encontrarla en el germen de trigo, Hígado de carnes, Aceite de oliva y frutos secos como las pipas de girasol y avellanas.
• Vitamina A. Zanahoria cruda, Espinacas, Calabaza, Pimiento, albaricoque seco, Melón. Hígado de pescado o de carne, quesos grasos.
• Polifenoles. Café, té, soja, vino tinto, cacao.
• Selenio y Zinc. Necesarias para la acción antioxidante de la enzima glutation peroxidasa, encargada de ralentizar el envejecimiento tisular. Encontramos estos minerales en alimentos como cereales integrales, marisco, pescados, carnes, y lácteos.

cirugia-plastica-alimentacion-saludable600x350

3-Hidratarse correctamente. La falta de hidratación es uno de los principales factores que perjudican a la elasticidad de la piel. Es importante consumir entre 1,5-2L de agua diarios, incrementándose este aporte en climas cálidos o si realizamos ejercicios intensos. En pacientes operados de obesidad, que no pueden hidratarse rápidamente con grandes cantidades de agua, es importante un aporte continuo de líquidos durante el día, y si es necesario consumir bebidas electrolíticas.

4-Aumentar la jugosidad de los alimentos proteicos. Preferir técnicas culinarias que no dejen seco el alimento y utilizar salsas no grasas. En este sentido, es mejor descartar las frituras o plancha, y optar por microondas, horno, olla…

5-Desayunar de forma habitual. Es importante tener el hábito de desayunar para aportar al cuerpo la energía necesaria a primera hora del día. En especial si se va a realizar ejercicio físico, hay que aportar previamente al organismo un mínimo de energía y proteínas, para evitar la degradación muscular. Queremos desterrar, el mito de en numerosos gimnasios, donde está de moda que no beber ni comer antes de realizar deporte, favorece a la definición muscular.
5-No realizar periodos de ayuno prolongados. Es necesario realizar las 5 ingestas diarias recomendadas, para evitar que se agoten las reservas de energía musculares y comience el proceso posterior de pérdida de masa muscular.

Además….

1-Evite el tabaco.
2-Realizar deporte aeróbicos y anaeróbico.
3-Utilizar cremas de piel hidratantes de forma habitual.
4-Utilizar protección frente a la exposición solar y evitar tomar el sol en horas de riesgo.

Le animamos a que ponga en práctica los consejos proporcionados, ya que la modificación de hábitos está en sus manos.

Pueden plantearnos sus dudas y comentarios en consultas@obesitas.es“.
Si usted padece obesidad, explíquenos su caso en nuestra “Historia Clinica de Obesidad”, y le realizaremos una recomendación.

Deja un comentario

 Acepto la política de privacidad

Debe aceptar la política de privacidad para enviar un comentario

Artículos relacionados

La hidratación de la piel es fundamental para su correcto funcionamiento, pero no tiene nada que ve...
3 May 2018
La tonificación es de las primeras medidas que debe tomar para evitar la piel sobrante de las piern...
27 Oct 2017
Es difícil prevenir el abdomen flácido al 100% tras una importante pérdida de peso. Sin embargo, ...
23 Dic 2016