Actualidad

La culpa y la dieta

Psicología de la obsesión alimentaria. Motivos por los que nos obsesionamos con la comida, como evitarlo y técnicas psicológicas relacionadas

 

Sentirse culpable nos bloquea, impide que podamos reaccionar correctamente ante lo que nos ocurre. De aquí la importancia de poderla afrontar correctamente y salir airosos.

 

Comida y placer son dos términos que solemos considerar unidos, casi inseparables. Hoy en día la mayoría de los anuncios sobre alimentos exaltan la capacidad de dar placer a nuestros paladares.

 

El balón gástrico es efectivo y sus efectos se mantienen tras su retirada si conseguimos realizar una serie de cambios emocionales relacionados con la alimentación y con nuestra autoimagen.

 

El disfrute de estas fiestas, el cuidado y la moderación son vías perfectamente compatibles. Si ingerimos de manera consciente, contactando con los alimentos descubriremos nuevos sabores e iremos dejando atrás la compulsión, la culpa y la frustración.

Verano sin estrés 

El verano es una época especial del año y es importante decidir y planificar qué quieres hacer con tu tiempo para sentirte bien y evitar el estrés.

 

Los primeros momentos de un atracón pueden ser placenteros, sin embargo, estos sentimientos son pronto reemplazados por un sentimiento de disgusto.

 

Cuando hablamos de ansiedad en lo referente a la alimentación, nos referimos a un estado de nerviosismo que aparece a ciertas horas del día y que nos lleva a comer sin tener hambre.

 

Vivimos en un mundo dónde prima la apariencia exterior. La presión social se puede observar en la publicidad, dónde continuamente nos están bombardeando con mensajes sobre la necesidad de ser perfectos, de no tener arrugas, celulitis, cartucheras, pecho caído, canas, estrías y así un largo etcétera. El mensaje que hay de fondo es que si […]

 

Seguramente muchos de nosotros hemos experimentado esta sensación. Sentimos una imperiosa necesidad de comer, de “llenarnos” de comida.

 

Las personas que están realizando una dieta suelen pesarse de forma compulsiva. De tal manera, que una elevada proporción suelen pesarse a diario, o incluso varias veces al día ya que tienen la sensacion de un mayor control sobre la pérdida