Actualidad

20 DE MAYO DE 2017, DÍA EUROPEO DE LA OBESIDAD

 

Pensar en la motivación de adelgazar, muchas veces hace que nos olvidemos del que debería ser nuestro verdadero objetivo: MEJORAR NUESTRO ESTADO DE SALUD. Es cierto que al perder el exceso de peso, va a mejorar enormemente nuestra salud.

 

Tras un tratamiento endoscópico de obesidad, para asegurar una mayor pérdida de peso y el mantenimiento de ésta a largo plazo, los pacientes deben llevar una alimentación saludable. Por ello deben evitar los productos con azúcares añadidos o procesados.

 

Conteste a las siguientes preguntas para conocer cuánto sabe sobre alimentación saludable. ¡Sólo hay una respuesta correcta! Consiga al menos 7 puntos de las siguientes 10 preguntas:

 

Es posible alimentarse en Navidad de forma saludable, a la vez que se disfrutan de los platos y la compañía de nuestros seres queridos.

 

Nuestro punto de mira, debe estar en la calidad de los hidratos de carbono que estamos consumiendo, y saber si son saludables o no. Para el tratamiento de la obesidad y para llevar una alimentación saludable, es recomendable basar nuestra dieta sobre todo en hortalizas, verduras, legumbres, tubérculos y frutas.

 

Los motivos por los que la grasa se acumula en ciertos puntos del cuerpo son: una mala alimentación, el sedentarismo, el estrés, un alto consumo de bebidas alcohólicas, una mala regulación de ciertas hormonas, dormir pocas horas, por genética, o por alguna enfermedad en particular.

 

Hay varios motivos por los que desaconsejamos beber refrescos tras reducción de estómago. La bebida de preferencia siempre debe ser el AGUA. No hay nada mejor para hidratar nuestro cuerpo, sobre todo con las altas temperaturas del verano.

 

La base de los helados saludables en el tratamiento de obesidad siempre será una fruta, o varias. Las frutas nos aportan diferentes vitaminas, minerales, fibra y además, gracias a su alto contenido en agua, tienen pocas calorías y nos ayudan a mantenernos hidratados durante el verano.