Actualidad

La Autoestima y la Obesidad

Obtener ayuda psicológica en problemas de peso. Ayuda psicolçogica para la obesidad y el sobrepeso. Trucos y ayudas psicológicas

 

La «Autoestima» es el sentimiento valorativo de nuestro ser que configuran nuestra personalidad.

 

Un Psicólogo enseña técnicas para conseguir que las personas afronten la obesisdad de forma adecuada hasta superarlos.

 

En el presente artículo se analiza los principales miedos que los pacientes suelen experimentar hacia la cirugía bariátrica y se aporta algunas vías para minimizarlos y afrontarlos.

 

La tristeza es una emoción que nos manda el mensaje de: “Ojo ahora toca conservar las fuerzas y refugiarte en ti y a pedir ayuda a las personas cercanas”.

 

Vivimos en un mundo dónde prima la apariencia exterior. La presión social se puede observar en la publicidad, dónde continuamente nos están bombardeando con mensajes sobre la necesidad de ser perfectos, de no tener arrugas, celulitis, cartucheras, pecho caído, canas, estrías y así un largo etcétera. El mensaje que hay de fondo es que si […]

 

En numerosas ocasiones nos planteamos metas y objetivos que nunca llegamos alcanzar. La pérdida o estabilidad de peso suele ser una de estas metas.

 

Las personas que están realizando una dieta suelen pesarse de forma compulsiva. De tal manera, que una elevada proporción suelen pesarse a diario, o incluso varias veces al día ya que tienen la sensacion de un mayor control sobre la pérdida

 

Las exigencias que “nos ponemos” a nosotros mismos a la hora de perder peso, suelen ser uno de los factores que dificultan seriamente el proceso. Suponen un exceso de presión sobre nosotros mismos

 

Uno de los problemas de las personas obesas, es la dificultad para contactar con su cuerpo. Sobre todo, con la sensación de hambre y con la de saciedad y llenado. La ingesta se convierte más en un proceso menta y fantasioso.

 

No es que uno conscientemente decida estar obeso y piense que le compense estar así, ¡no! Tampoco se trata de que uno a sí mismo se eche la culpa por la obesidad y se fustigue por ello, ¡nada más lejos de la realidad!. Se trata pues de darse cuenta que la obesidad no es sólo una cuestión de hábitos alimentarios y de ejercicio, sino que tiene profundos vínculos emocionales y relacionales, que es un reflejo de cómo uno está en la vida, de cómo nos relacionamos con los demás y con nosotros mismos.