Actualidad

Cuando la comida suple al Amor

Causas de la ansiedad por la comida. Tipos de ansiedad por comer. Consejos para comer de forma sana evitando la ansiedad alimentaria

 

La comida es una de nuestras necesidades básicas, pero no lo es menos nuestra necesidad de amor. Y si esta última no está bien cubierta nuestro cuerpo nos puede llevar a cubrirla de otras maneras, ya sea comiendo, fumando, comprando, con drogas, con relaciones destructivas, etc.

 

Conocer nuestro enfado y saber los pasos para manejarlo y abordarlo puede ser una pieza clave para no desbordar la ansiedad por los alimentos.

 

Si tenemos obesidad o sobrepeso es muy importante que nos replanteemos nuestro ritmo de vida y realizar cambios oportunos para poder mejorar nuestra calidad de vida a todos los niveles.

 

El balón gástrico es efectivo y sus efectos se mantienen tras su retirada si conseguimos realizar una serie de cambios emocionales relacionados con la alimentación y con nuestra autoimagen.

 

El disfrute de estas fiestas, el cuidado y la moderación son vías perfectamente compatibles. Si ingerimos de manera consciente, contactando con los alimentos descubriremos nuevos sabores e iremos dejando atrás la compulsión, la culpa y la frustración.

 

Consejos para disfrutar y sacar el máximo partido a tu viaje.

Verano sin estrés 

El verano es una época especial del año y es importante decidir y planificar qué quieres hacer con tu tiempo para sentirte bien y evitar el estrés.

 

Cuando hablamos de ansiedad en lo referente a la alimentación, nos referimos a un estado de nerviosismo que aparece a ciertas horas del día y que nos lleva a comer sin tener hambre.

 

Reflexión de por qué comemos dulces compulsivamente, de qué realidades psicológicas y relacionales pueden haber de trasfondo. Y todo ello mediante ejemplos y situaciones más recurrentes en la actualidad.

 

Es más beneficioso para el organismo comer de manera calmada, disfrutando emocionalmente del momento de la comida, además de masticar bien los alimentos. Comer deprisa y masticar mal nos puede llevar a un círculo que favorece el sobrepeso y la obesidad.