Actualidad

Cuando la comida suple al Amor

La alimentación y las emociones. Relaciones directas e indirectas con la obesidad. Cómo el estado de ánimo altera la alimentación

 

La comida es una de nuestras necesidades básicas, pero no lo es menos nuestra necesidad de amor. Y si esta última no está bien cubierta nuestro cuerpo nos puede llevar a cubrirla de otras maneras, ya sea comiendo, fumando, comprando, con drogas, con relaciones destructivas, etc.

 

Muchas personas refieren comer por ansiedad sin tener hambre, es decir, están nerviosos y necesitan ser calmados, y de forma momentánea lo consiguen con la comida.

 

Conocer nuestro enfado y saber los pasos para manejarlo y abordarlo puede ser una pieza clave para no desbordar la ansiedad por los alimentos.

 

Conseguir una buena actitud para el buen tiempo es básico para conseguir sacarle el máximo partido a los cambios que deseamos introducir, sin agobiarnos ni fracasar en el intento.

 

La actitud positiva es fundamental para retomar nuestros hábitos tras las vacaciones, le proporcionamos algunos consejos para generar un cambio de su actitud que beneficiará a todos los ámbitos de su vida.

 

Consejos para disfrutar y sacar el máximo partido a tu viaje.

 

Numerosos estudios revelan que existe una fuerte relación entre depresión y obesidad. La depresión puede ser tanto causa como consecuencia de la obesidad.

 

La Rabia es una emoción que surge, que nos indica que una necesidad o un deseo nuestro no están siendo satisfechos y aunque es una emoción socialmente no deseada la necesitamos.

 

La tristeza es una emoción que nos manda el mensaje de: “Ojo ahora toca conservar las fuerzas y refugiarte en ti y a pedir ayuda a las personas cercanas”.

 

El optimismo es una de las piezas claves más importantes para conseguir “salir airosos” y mantener una buena calidad de vida y unas sanas relaciones interpersonales.